Prolapso uterino.

Cuesta creer que en la actualidad una patología que afecta a millones de mujeres en todo el mundo sea prácticamente desconocida. La palabra “prolapso uterino” se escucha poco entre nosotras y, sin embargo, puede ser la causante de un importante deterioro en la calidad de vida de una mujer.

El prolapso uterino ocurre cuando los músculos y los ligamentos del suelo pélvico se estiran y se debilitan, por lo que dejan de proporcionar un sostén adecuado para el útero. En consecuencia, el útero se desliza hacia la vagina o sobresale de ella.

Puede afectar a mujeres de cualquier edad. Sin embargo, suele afectar a las mujeres posmenopáusicas que tuvieron uno o más partos vaginales.

Por lo general, el prolapso uterino leve no requiere tratamiento. Sin embargo, si te hace sentir incómoda o interfiere con tu vida normal, el tratamiento podría ayudarte.

Síntomas
En general, el prolapso uterino leve no provoca signos ni síntomas. Los signos y síntomas del prolapso uterino moderado a grave comprenden:

  • Sensación de pesadez o de un tirón en la pelvis
  • Tejido que sobresale de la vagina
  • Problemas urinarios, como pérdidas (incontinencia) o retención de orina
  • Problemas para evacuar los intestinos
  • Sensación de estar sentada sobre una pelota pequeña o como si algo cayera de tu vagina
  • Preocupaciones sexuales, como por ejemplo una sensación de aflojamiento del tono del tejido vaginal
  • A menudo, los síntomas son menos molestos por la mañana y empeoran a lo largo del día.

Causas
El prolapso uterino se produce como resultado del debilitamiento de los músculos pélvicos y de los tejidos de sostén. Las causas del debilitamiento de los músculos y tejidos pélvicos comprenden las siguientes:

Embarazo

  • Trabajo de parto y parto difíciles o un traumatismo durante el parto
  • El parto de un bebé de gran tamaño
  • Sobrepeso u obesidad
  • Un nivel más bajo de estrógeno después de la menopausia
  • Estreñimiento crónico o presión al evacuar los intestinos
  • Bronquitis o tos crónica
  • Levantar objetos pesados en repetidas ocasiones.

Pruebas y exámenes
Su proveedor de atención médica hará un examen pélvico. Se le pedirá que puje como si estuviera tratando de expulsar un bebé. Esto muestra cuánto ha bajado el útero.

El prolapso uterino es leve cuando el cuello uterino baja hasta la parte inferior de la vagina.
El prolapso uterino es moderado cuando el cuello uterino baja por fuera de la abertura vaginal.
Otras situaciones que el examen pélvico puede mostrar son:

La vejiga y la pared vaginal anterior están protruyendo hacia la vagina (cistocele).
El recto y la pared posterior de la vagina (rectocele) están protruyendo hacia la vagina.
La uretra y la vejiga están más abajo en la pelvis de lo normal.
Tratamiento
El tratamiento no es necesario, a menos que los síntomas le causen molestia.

Muchas mujeres reciben tratamiento en el momento en que el útero baja hasta la abertura de la vagina.

Complicaciones
En general, el prolapso uterino está asociado con el prolapso de otros órganos pélvicos. Podrías tener lo siguiente:

Prolapso anterior (cistocele). La debilidad del tejido conjuntivo que separa la vejiga y la vagina puede hacer que la vejiga sobresalga en la vagina. El prolapso anterior también se denomina «vejiga prolapsada».
Prolapso vaginal posterior (rectocele). La debilidad del tejido conjuntivo que separa el recto y la vagina puede hacer que el recto sobresalga en la vagina. Es posible que tengas dificultad para evacuar los intestinos.
El prolapso uterino grave puede desplazar parte del revestimiento vaginal, lo que hace que sobresalga fuera del cuerpo. El tejido vaginal que roza la ropa puede producir llagas en la vagina (úlceras) Rara vez, las llagas pueden infectarse.

Prevención
Para reducir el riesgo de tener prolapso uterino, prueba lo siguiente:

Realiza ejercicios de Kegel regularmente. Estos ejercicios pueden fortalecer los músculos del suelo pélvico, algo especialmente importante después de tener un bebé.
Trata y previene el estreñimiento. Bebe mucho líquido y come alimentos ricos en fibra, como frutas, vegetales, frijoles y cereales integrales.
Levanta objetos correctamente y evita levantar cosas pesadas. Al levantar objetos, usa las piernas en lugar de la cintura o la espalda.
Controla la tos. Busca tratamiento para la tos crónica o la bronquitis, y no fumes.
Evita el aumento de peso. Habla con el médico para determinar tu peso ideal y recibir asesoramiento sobre estrategias para bajar de peso si las necesitas.

CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA

Lo siguiente puede ayudar a controlar sus síntomas:

Bajar de peso si está obesa.
Evitar hacer esfuerzos y levantar objetos pesados.
Recibir tratamiento para una tos crónica. Si la tos se debe al tabaquismo, trate de dejar de fumar.

Ecografía doppler

¿Conoces todo lo referente a la ecografía doppler?

en el artículo de hoy queremos informarte de todo lo referente a esta ecografía, es importante que al momento de quedar embarazada o si ya estas en estado sepas cuales son los exámenes que debes realizarte para corroborar que todo con tu bebé va súper bien.

Existe un tipo de ecografía especial llamada Doppler.

Al igual que los ultrasonidos en una ecografía normal, con su rebote sobre las estructuras a revisar, nos devuelve una imagen, en el caso del Doppler estas ondas medirán la dirección y la velocidad del flujo de sangre que se quiera observar.

Esto resulta de mucha utilidad en el embarazo, dependiendo de los vasos que estudiemos, podremos detectar problemas en el feto o realizar su seguimiento. Por ejemplo uno de los vasos estudiados con más frecuencia son las arterias umbilicales , la arteria cerebral media, el ductus venoso o la vena umbilical. De ellas se obtienen una serie de parámetros que nos ayudaran a determinar el compromiso del bebé.

¿Qué revela la ecografía doppler?

La ecografía doppler, totalmente inocua e indolora tanto para la mamá como para el bebé, permite analizar datos muy relevantes del embarazo:

Evaluación y medición del flujo sanguíneo de las válvulas y las cavidades del corazón del bebé.
Análisis de las arterias del útero de la madre. Ello es especialmente relevante si la embarazada padece tensión alta.

  • Observación de las arterias umbilicales del feto para determinar si el flujo sanguíneo que llega al bebé es el adecuado.
  • Observación del flujo sanguíneo de las arterias cerebrales del feto.
    Control de ciertas complicaciones del embarazo: hipertensión, diabetes gestacional, problemas en la placenta, retraso en el crecimiento, sufrimiento fetal, malformaciones cardíacas del bebé.

¿Cuándo se realiza?

La ecografía doppler suele realizarse durante el embarazo, especialmente si existe alguno de los siguientes riesgos:

Malformación fetal. Normalmente, las posibles malformaciones del feto se ven a través de una ecografía convencional. Sin embargo, la ecografía doopler permite, además, ver las arterias desorganizadas y sus paredes débiles.
Preeclampsia. Se trata de una de las complicaciones del embarazo más habituales que hace que la tensión arterial de la embarazada se eleve demasiado, lo que puede ser muy grave para el feto. A través de la ecografía doppler se puede estudiar el flujo sanguíneo de la placenta, lo que permite adelantar el diagnóstico de esta enfermedad.
Sufrimiento fetal. Durante la etapa final del embarazo el bebé es más grande y necesita más aporte de oxígeno y nutrientes a través de la placenta. Sin embargo, durante esta fase de la gestación el flujo sanguíneo de la placenta suele haber disminuido. La ecografía doppler puede detectar cuándo se trata de una situación insostenible.

¿Qué tener en cuenta al realizarse esta ecografía?

  • Duración: unos 15 minutos aproximadamente.
  • Ingreso: suele realizarse en el ambulatorio, pero también se puede llevar a cabo durante un ingreso hospitalario o en urgencias.
  • Compañía: no es necesario acudir acompañada.
  • Medicamentos: debes comunicar al médico si te estás tomando fármacos.
  • Alimentación: puedes comer y tomar liquido antes de la ecografía.
  • Vestuario: debes ir vestida de forma cómoda, ya que durante la prueba te pedirán que te descubras la zona a estudiar.
  • Resultados de la prueba

    Los resultados de la ecografía doppler se obtienen en el mismo momento de su realización. Sin embargo, su interpretación se debe llevar a cabo con cautela, por lo que es posible que te citen otro día para la interpretación de los resultados. En caso de realizarse la prueba por una situación de emergencia, normalmente se comunican los resultados enseguida.

Es posible que, cuando te entreguen los resultados, te den una ecografía con distintas áreas de colores, que son los que representan el flujo sanguíneo. Los colores en cuestión van desde el rojo hasta el azul. El rojo indica que el flujo va en dirección a la sonda del ecógrafo (cuanto más intenso, más veloz es), mientras que el azul indica que el flujo se aleja de la sonda del ecógrafo (cuanto más intenso, más rápido se aleja). El blanco o amarillo suele indicar un flujo más lento o estable.

¿En que consiste el estudio de la pareja infértil?

El estudio de una pareja infértil se debe efectuar luego de un año sin lograr un embarazo y debe ser simultáneo en ambos miembros de ella. Se debe lograr establecer la disponibilidad y adecuada funcionalidad de gametos femeninos, gametos masculinos y del tracto genital femenino.

Alcanzar un diagnóstico preciso de la causa de la esterilidad o infertilidad en una pareja es primordial para las posteriores técnicas de reproducción asistida. El estudio protocolizado de la pareja estéril es la base de un futuro éxitoso en los tratamientos. El primer paso es realizar una historia médica, social y psicológica de la mujer o de la pareja: antecedentes quirúrgicos, estilo de vida, hábitos sexuales, antecedentes obstétricos, antecedentes familiares… Normalmente se inicia el proceso con el hombre, que condiciona los resultados del estudio femenino. Una vez se excluye el factor masculino, se prosigue con el análisis femenino.

Pruebas para los hombres
La fertilidad masculina requiere que los testículos produzcan suficientes espermatozoides sanos, y que los espermatozoides se eyaculen efectivamente dentro de la vagina y viajen hacia el óvulo. Con los análisis de infertilidad masculina, se intenta determinar si alguno de estos procesos no funciona

Te pueden hacer un examen físico general, que incluye una evaluación de tus genitales. Los análisis específicos de fertilidad pueden incluir:

Análisis del semen.
El médico puede solicitar una o más muestras de semen. El semen generalmente se obtiene mediante la masturbación o la interrupción de las relaciones sexuales y eyaculación de semen en un recipiente limpio. Tu muestra de semen se analiza en un laboratorio. En algunos casos, se puede analizar la orina para detectar la presencia de espermatozoides.
Análisis de hormonas.
Es posible que te hagan un análisis de sangre para determinar el nivel de testosterona y otras hormonas masculinas.
Análisis genéticos.
Se pueden realizar análisis genéticos para determinar si hay algún defecto genético que cause la infertilidad.
Biopsia testicular.
En determinados casos, se puede realizar una biopsia testicular a fin de identificar anomalías que contribuyen a la infertilidad o de obtener espermatozoides para técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro.
Pruebas de diagnóstico por imágenes.
En ciertas situaciones, se pueden realizar estudios de diagnóstico por imágenes, como una resonancia magnética cerebral, una ecografía transrectal o del escroto, o un análisis del conducto deferente (vasografía).
Otros análisis especiales.
En casos excepcionales, se pueden realizar otros análisis para evaluar la calidad de los espermatozoides, como la evaluación de una muestra de semen para detectar anomalías en el ADN.

Pruebas para mujeres
La fertilidad de las mujeres depende de que los ovarios liberen óvulos sanos. El tracto reproductivo debe permitir que un óvulo pase a las trompas de Falopio y se una a los espermatozoides para la fertilización. El óvulo fertilizado debe viajar hasta el útero e implantarse en el revestimiento. Las pruebas de infertilidad femenina tratan de determinar si alguno de estos procesos está dañado.

Te pueden hacer un examen físico general, incluido un examen ginecológico normal. Estos son alguno de los exámenes específicos de fertilidad:

Análisis de ovulación. Un análisis de sangre mide los niveles hormonales para determinar si estás ovulando.

Histerosalpingografía.

La histerosalpingografía evalúa el estado de tu útero y de las trompas de Falopio y busca obstrucciones u otros problemas. Se inyecta un contraste de rayos X en el útero y se toma una radiografía para determinar si la cavidad es normal y para ver si el líquido se derrama fuera de las trompas de Falopio.

Análisis de reserva ovárica.

Esta prueba ayuda a determinar la cantidad de óvulos disponibles para la ovulación. Este enfoque a menudo comienza con pruebas hormonales en las primeras etapas del ciclo menstrual.
Otros análisis de hormonas.

Otros análisis de hormonas chequean los niveles de las hormonas de la ovulación, así como los niveles de las hormonas hipofisarias, que controlan el proceso reproductivo.
Pruebas de diagnóstico por imágenes.

La ecografía pélvica busca enfermedades en el útero o los ovarios. A veces, se utiliza un sonohisterograma, también llamado sonograma de infusión salina, para ver detalles dentro del útero que no se pueden ver en una ecografía común.
Según tu situación, rara vez los análisis pueden comprender:

Histeroscopia. Según los síntomas, el médico puede pedir una histeroscopia para chequear otras enfermedades uterinas. Durante el procedimiento, el médico inserta un dispositivo delgado con luz a través del cuello uterino en el útero para ver posibles anormalidades.

Laparoscopia. Esta cirugía mínimamente invasiva implica realizar una pequeña incisión en el ombligo e insertar un dispositivo de observación angosto para examinar las trompas de Falopio, los ovarios y el útero. Con una laparoscopia se puede identificar la endometriosis, las cicatrices, las obstrucciones o las irregularidades de las trompas de Falopio, como también problemas en los ovarios y el útero.

Vitrificación de espermatozoides.

Así como existe la vitrificación de óvulos para las mujeres, también existe la vitrificación de espermatozoides y en este articulo queremos explicarte en que consiste esta técnica de reproducción asistida.

La técnica permite bajar la temperatura de forma ultra rápida para evitar la formación de cristales de hielo que se produce con la congelación clásica y que afecta a su función celular. La morfología se conserva mejor, reduce el daño en el ADN y la cabeza y el núcleo sufren un 20% menos

La vitrificación en espermatozoides es una técnica que, sobre todo, ha demostrado una alta efectividad en preservar la función y movilidad espermática y reduce el daño osmótico así como el tiempo y el coste de congelación.

La limitación de esta técnica es que criopreservamos pequeños volúmenes de espermatozoides, a muy baja concentración, en pequeños soportes. Esto hace que sea una técnica útil para pacientes con oligozoospermias severas (muestras con muy pocos espermatozoides) o muestras de semen muy valiosas como es el caso de pacientes oncológicos. Ya que diluimos mucho la muestra y congelamos en muy pequeñas cantidades. Para otro tipo de muestras necesitaríamos muchos soportes y espacio de almacenamiento.

En Clínica Carbone Parada estamos atentos a los avances que aparecen en el campo de reproducción asistida.

¿Embarazo de alto riesgo? ¡Cuidate!

Cuando una mujer tiene un embarazo de alto riesgo es conveniente que adopte una serie de medidas para prevenir las complicaciones en la medida de lo posible.

Aquí tienes algunos consejos sobre los cuidados a seguir por una embarazada en una gestación de alto riesgo:

  • Suplementación farmacológica con ácido fólico, yodo y otras vitaminas entre las 4 semanas anteriores y las 12 semanas tras la concepción (aunque puede prolongarse).
  • Una revisión previa a la gestación puede minimizar el riesgo, ya que en casos de malos antecedentes obstétricos pueden ser necesarias pruebas específicas como: estudios genéticos, pruebas de coagulación y grupo sanguíneo, estudio hormonal e inmunitario, o detección de anomalías en el aparato ginecológico, de manera que la mujer pueda ser tratada de forma adecuada antes de recomendar un nuevo embarazo.
  • Un buen cuidado prenatal puede ayudar a detectar las complicaciones y tratarlas adecuadamente. Es importante que no faltes a ninguna de las visitas concertadas con el médico, incluso si te encuentras bien, pues pueden surgir problemas nuevos.
  • Es recomendable la atención en centros especializados en medicina materno-fetal o perinatal.
  • Intentar llevar una dieta equilibrada durante el embarazo.
  • Evita tomar alcohol, fumar (también evitar ambientes con humo) y otras drogas, fármacos o tóxicos con potencial teratogénico.
  • Limitar la actividad física excesiva (reposo sí, pero no en exceso) y el estrés.
  • Adaptarse a la situación de “alto riesgo”, seguir escrupulosamente las instrucciones del médico, y solicitar apoyo en caso de necesitarlo.

Fuente: https://www.webconsultas.com/

¿Ya eres madre? Es momento de organizarte.

Es posible que luego de haber consevido a tu bebé, tengas la sensación de que el tiempo te dura poco en las labores o incluso, pase volando. Esto solo contribuye a un malestar animico y aumenta el estres,por ello, la organización es fundamental, luego de que puedas organizarte, podrás calmar el estres y estar mejor contigo misma. Hoy te daremos algunos tips que te ayudarán a organizar tu fabuloso día como madre.

Las responsabilidades de la maternidad

La maternidad es un momento vital para tu desarrollo y crecimiento personal. Se trata de una experiencia maravillosa y, a su vez, agotadora que necesita la introducción de nuevos hábitos.

El gran número de tareas y responsabilidades a las que debes hacer frente comporta que sea necesario definir las prioridades y, a su vez, centrar la atención en aquellas que más lo requieran.

Una correcta organización favorecerá positivamente tu estado de ánimo, ya que contribuye a que reduzcas tus niveles de estrés y provoca que te sientas más liberada y relajada para la toma de decisiones.

Resulta mucho más fácil que puedas centrarte en lo que realmente importa, la familia, si gestionas correctamente aquellas labores que te producen tensión y que impiden tener una actitud positiva ante la vida.

En ese sentido, la gestión de tus tareas debe ser la óptima. Solo así lograrás reducir la presión que supone el hecho de llegar a tener un elevado volumen de actividades que llevar a cabo.

¿Cómo ser una madre organizada?

Como madre te enfrentas a un reto diario: conciliar la vida profesional y personal.

Una carga mental, unida a la poca flexibilidad horaria, a la cual debes hacer frente mediante estrategias como el orden y a la planificación.

A continuación, te presentamos las 5 claves que te ayudarán a lograr el objetivo de ser una madre organizada:

1.- Haz una lista de prioridades

La maternidad provoca que tus ocupaciones se multipliquen, por lo que resulta indispensable que realices una lista de prioridades que te permita actuar de una manera más efectiva.

Aunque en ocasiones no resultará sencillo identificarlas, detectar las preferencias te ayudará a lograr objetivos y a aumentar tu bienestar personal.

Si consigues identificar y atender a tus necesidades, gastarás mucha menos energía en la toma de decisiones.

2.- Gestiona aquellas actividades que te producen estrés

Tener el control de aquellas situaciones estresantes forma parte de la experiencia. Una correcta gestión interna favorecerá a un mayor control de las situaciones y a una reducción considerable de situaciones no deseadas.

3.- Prepara el día siguiente

Trata de preparar durante la noche anterior aquellos pequeños detalles que puedan hacer que ganes tiempo por la mañana, como puede ser la elección del vestuario de los pequeños.

Arañar algunos minutos te hará posible encarar el día de una manera más relajada, controlada y positiva.

Este cambio te permitirá gestionar el tiempo de una manera más efectiva y contribuirá a que seas una madre organizada.

4.- Acepta delegar responsabilidades

Es importante que compartas las tareas con los otros miembros de la familia y que, de esta manera, aceptes delegar en ellos algunas responsabilidades.

En el caso de que tengas pareja, está demostrado que el apoyo conyugal en las tareas domésticas contribuye a reducir el conflicto trabajo-familia y que, además, disminuye significativamente tus niveles de estrés.

Para los más pequeños, es muy positivo que delegues en ellos responsabilidades que sean acordes a sus posibilidades, lo antes posible, ya que ello reforzarán su desarrollo cognitivo.

5.- Evita los contratiempos

Tener un control real de las situaciones permitirá que sentirte más cómoda y relajada .Para ello, es importante que preveas y evites cualquier tipo de contratiempo que altere tu estabilidad emocional y que, como si de un juego de dominó se tratara, acabe afectando también a los que te rodean.

Por lo tanto, una buena administración de tus tareas y de tu tiempo, junto con la implantación de nuevos hábitos, favorecerá que tengas un mayor control de las situaciones y reducirá los momentos de angustia.

FUENTE: https://eresmama.com/

¿Ser madre a partir de los 40?

La decisión de ser madre forma parte de una etapa muy crusial en nuestras vidas, y si encima hay que decidir si ser madre soltera, esta se vuelve más relevante si cabe. Muchísimas son las mujeres que deciden esperar al momento ideal para tener a su bebé, esto es, hasta que no se encuentran en una situación económica, laboral y emocional estable, no deciden ser madres.

Además, vista la tendencia presente a día de hoy, las mujeres retrasan más la edad para ser madres, dándose el caso de que muchas rocen incluso la década de los 40 para cuando deciden dar el paso. Este se trata de un momento clave en el que la futura mamá se pregunta: “ya tengo 40, ¿tengo posibilidad de ser madre?”

Es posible y, tiene sus ventajas

Puede ser cierto que decidir ser madre a los 40 conlleve algunos riesgos, y además a esa edad, puede resultar complicado conseguir un embarazo, pero la maternidad a partir de los 40 también conlleva varias ventajas.

En el caso de ser madre a los 40 se supone que la decisión tiende a ser más meditada que cuando se realiza siendo más joven, una ventaja que permite a la futura mamá estar más segura de la decisión. Además, el grado de madurez es mayor, por lo que las ideas y objetivos vitales también son más claros.

También hay que tener en consideración que a los 40, la situación económica y laboral es más estable, algo extremadamente beneficioso a la hora de ser madre soltera. Todas estas ventajas hacen que cada día sea más habitual ver mujeres que deciden ser madres solteras a los 40. El embarazo por encima de los 40 años se ha transformado en una realidad cada vez mayor, ya que un gran porcentaje de las pacientes que vienen a una primera visita son mayores de 40.

Antes de decidir ser madre a los 40 debes saber…

Ya os lo hemos dicho, ser madre a partir de los 40 no solo es posible, sino que se trata de algo ya muy habitual en la sociedad. Por eso queremos que dispongáis de la información necesaria y conozcáis todos los detalles.

Biológicamente, la edad ideal para ser madre es entre los 20 y 35 años. Esto es debido a la buena calidad de la reserva ovárica y los óvulos. En VITA y seguramente en el resto de la comunidad científica siempre recomendamos no retrasar la maternidad, pero en el caso de decidir hacerlo, lo mejor es preservar. ¿Cómo? Mediante la vitrificación de óvulos, una ventaja de la que gozar desde los 20 hasta los 40.

Debés tener muy en cuenta algunos de los riesgos que supone ser madre a los 40. La posibilidad de que el bebé padezca alguna anomalía es mayor a esta edad (pruebas, como la amniocentesis o el PGT-A, pueden diagnosticar este tipo de problemas, incluso antes de estar embarazada) y además las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo aumentan. También aumenta el riesgo de sufrir desprendimientos de placenta, problemas hipertensivos o diabetes gestacional de la madre. Por otro lado, las complicaciones en el parto son más frecuentes, razón por la que se practican más cesáreas.

Te recomendamos la realización de un chequeo tanto médico como ginecológico antes de dar el paso y decidir ser madre, sobre todo por encima de los 40 años.

Úlceras genitales.

Las úlceras genitales son lesiones o llagas que aparecen en la vagina o la vulva cuando afecta a las mujeres. Estas úlceras pueden ser la primera señal de la aparición de enfermedades (infecciosas o no infecciosas), aunque también pueden deberse a otras causas, como el contacto con productos de higiene o a traumatismos.

Las úlceras genitales pueden ser dolorosas o causar picazón o no producir ningún síntoma. Otros síntomas pueden estar presentes e incluyen dolor al orinar o relaciones sexuales dolorosas. Según la causa, se puede presentar un flujo vaginal.

¿Cuáles son las causas de aparición de las úlceras genitales?
Entre las úlceras producidas por agentes infecciosos, la causa más frecuente es la infección local por el virus del herpes genital. Otras ulceras están producidas por bacterias (sífilis, chancroide, linfogranuloma venéreo), hongos (cándidas), o están asociadas a enfermedades como la psoriasis, neoplasias, o por traumas locales (durante el coito, accidentalmente.).

En aproximadamente un tercio de los casos no se llega a conocer la causa, pero siempre deben de estudiarse para descartar una enfermedad infecciosa (herpes, sífilis, etc.) que se transmiten por las relaciones sexuales (infecciones de transmisión sexual)

Causas
Las infecciones transmitidas a través del contacto sexual pueden causar estas úlceras:

El herpes es una causa común de úlceras dolorosas.
Las verrugas genitales pueden causar úlceras indoloras.
Infecciones menos comunes como chancroide, granuloma inguinal, molusco contagioso y la sífilis también pueden causar úlceras.

Los cambios que pueden llevar a cáncer de la vulva (displasia vulvar) pueden aparecer como parches blancos, rojos o cafés. Estas zonas pueden causar picazón. También se pueden encontrar cánceres de piel como el melanoma y los carcinomas escamocelulares y de células basales, pero son menos comunes.

Otras causas comunes de úlceras genitales incluyen:

  • Trastorno de la piel prolongado (crónico) que consiste en erupciones rojas que pican (dermatitis atópica)
  • Piel que se torna roja, adolorida o inflamada después del contacto con perfumes, detergentes, suavizantes de telas, aerosoles femeninos, ungüentos, cremas, duchas vaginales (dermatitis de contacto).
  • Quistes o abscesos de Bartolino u otras glándulas.
  • Traumatismo o rasguños.
  • Virus parecidos a la gripe que pueden causar llagas o úlceras genitales en algunos casos.

Características de las úlceras genitales infecciosas más frecuentes:

  • Ulceras herpéticas (ver ficha específica).
  • Sífilis (ver ficha específica).
  • Chancro blando (Chancroide).
  • Linfogranuloma venéreo.

Chancro blando (Chancroide)
Está producido por una bacteria, siendo transmitida por las relaciones sexuales, por contacto con las lesiones de la pareja sexual. Se caracterizan por la presencia de una úlcera dolorosa con adenopatía (ganglio linfático inflamado y palpable) en el pliegue inguinal, blanda, y que puede supurar. La infección debe ser tratada con antibióticos, también en el embarazo y durante la lactancia. La adenopatía suele requerir un drenaje.

Es importante estudiar a las parejas sexuales de los últimos 10-15 días anteriores al inicio de los síntomas.
La revisión suele realizarse a los 3-7 días. La curación total de las úlceras puede tardar hasta 2 semanas.

Linfogranuloma venéreo
Está producido por un una clamidia, bacteria que se transmite por las relaciones sexuales. Se caracteriza por presentar una úlcera, tambien con adenopatía inguinal o femoral blanda, que termina formando un absceso, generalmente unilateral. También pueden aparecer las lesiones en el recto (relaciones sexuales anales).

El tratamiento con antibióticos debe de mantenerse durante tres semanas, y además, la adenopatía suele necesitar ser drenada. Deben estudiarse los contactos o parejas sexuales de los 30 días previos al inicio de los síntomas.

Granuloma Inguinal (Donovanosis)
Producido por una bacteria, que produce lesiones ulcerativas que aumentan de tamaño, indoloras, sin adenopatías inguinales, y que sangran fácilmente al contacto. Como en las anteriores úlceras infecciosas, se transmiten por las relaciones sexuales, deben ser tratadas con los antibióticos adecuados durante 3 semanas, y se deben de estudiar y tratar a las parejas sexuales de los 60 días previos al inicio de los síntomas.

¿Cómo pueden prevenirse las úlceras infecciosas?
El riesgo de adquirir una enfermedad de transmisión sexual está directamente relacionado con el número y frecuencia de cambio de parejas sexuales. Por ello la primera medida es conocer a las parejas sexuales y limitar su número. Debe interesarse por la historia sexual de su pareja, ya que su historial sexual es tan importante como el suyo.

El uso de condones de látex reduce las probabilidades de contraer una infección., si bien debe de tenerse en cuenta que sólo será efectivo si cubre las zonas lesionadas, si éstas están en la zona genital no cubierta por el condón, el contacto con la piel no se evita.

El riesgo de transmisión de enfermedades de transmisión sexual es mayor si durante las relaciones sexuales se producen lesiones. El sexo anal presenta un riesgo mayor porque la mucosa del recto se desgarra más fácilmente.

Test de Compatibilidad Genética.

El Test de Compatibilidad Genética permite detectar si una persona es portadora de mutaciones genéticas recesivas en el mismo gen.

Casi todos somos, sin saberlo, portadores de varias mutaciones. En las enfermedades recesivas, las mutaciones pueden pasar desapercibidas durante generaciones hasta que dos portadores tienen un hijo afecto. Actualmente, es posible analizar el riesgo de transmitir algunas de las mutaciones que causan este tipo de patologías gracias al test de compatibilidad genética.

El test de compatibilidad genética analiza a partir de una muestra sanguínea las mutaciones recesivas que presentan una pareja o los donantes de gametos (óvulos y espermatozoides). Una vez se obtienen los resultados y se comparan entre ellos, se calcula el riesgo que existe de que la descendencia tenga alguna de las enfermedades analizadas. Hoy en día es posible estudiar más de 300 enfermedades gracias a esta técnica.

El Matching Genético analiza cientos de enfermedades genéticas, donde podemos destacar:

  • Fibrosis Quística
  • Atrofia Muscular Espinal
  • Sordera Autosómica Recesiva Tipo 1A
  • Alfa Talasemia
  • Beta Talasemia
  • Fiebre Familiar Mediterránea
  • Déficit de Fenilalanina Hidroxilasa
  • Enfermedad de Pompe
  • Síndrome de Alport
  • Déficit de Glucosa 6 Fostato Deshidrogenasa
  • Síndrome de Smith-Lemli-Opitz
  • Enfermedad de Tay Sachs
  • Enfermedad de Stargardt
  • Amaurosis Congénita de Leber
  • Síndrome de Usher
  • Síndrome de Harboyan

¿Qué pasa si se detecta un riesgo elevado de transmitir una enfermedad?
El test de compatibilidad genética nos proporciona información para prevenir la transmisión de las enfermedades recesivas, pero no nos permite curarlas. En el caso de que se detecte que existe un riesgo alto de que los futuros hijos presenten una enfermedad de este tipo, disponemos de varias alternativas.

En el caso de que se trate de una pareja que va a utilizar sus propios gametos, es posible conseguir tener un hijo sano mediante las siguientes estrategias:

  • Realizar un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) con diagnóstico genético preimplantacional (DGP) para evitar transferir embriones con las dos mutaciones.
  • Recurrir a la donación de uno de los dos gametos.
  • Optar por la adopción.

La situación más fácil es si se trata de gametos donados, ya que será suficiente con cambiar el donante asignado para evitar la aparición de estas enfermedades.

¿Crees que es útil el test de compatibilidad genética? ¡Déjanos tu opinión en un comentario!

Inseminacion Artificial.

Uno de los métodos reproductivos más practicado es la inseminación artificial, que consiste en introducir espermatozoides procedentes de una muestra de semen en el útero.

La inseminación artificial es un procedimiento de reproducción asistida que consiste en la colocación de semen previamente preparado en un laboratorio en el interior del útero de la mujer. De esta forma, se consigue aumentar las probabilidades de que el óvulo quede fecundado por el espermatozoide y, por tanto, que el embarazo ocurra. El semen utilizado puede provenir tanto del hombre de la pareja como de un donante.

Es un método cada vez más utilizado, el día de la ovulación se colocan dentro del útero mediante una fina cánula que se introduce a través del cuello del útero y se inyectan, sin molestia alguna para la mujer. Se trata de un proceso seguro, sencillo e indoloro que no requiere ingreso ni reposo, similar a una revisión ginecológica.

Procedencia del semen
Algunas parejas pueden contar con problemas para concebir y optar por la inseminación artificial para asegurar sus posibilidades para tener un hijo. Estos problemas pueden proceder del hombre (bajo nivel de concentración o movilidad de los espermatozoides) o de la mujer (problemas de ovulación, alteración a nivel del cuello uterino, etcétera).

Cuando el semen procede de la pareja de la mujer que se somete a la inseminación, este dona su semen para que desde un laboratorio se seleccionen aquellos espermatozoides con una mejor movilidad para aumentar las posibilidades de que lleguen al óvulo. Una vez seleccionados, se procede a la inseminación en la mujer mediante un espéculo.

En otras ocasiones, sin embargo, el semen que una mujer elige para la inseminación puede pertenecer a un donante anónimo, ya sea por motivos de mala calidad o inexistencia de espermatozoides en el semen de su pareja o porque decida tener un hijo sin pareja.

En cualquiera de los casos, el proceso de inseminación se realiza de manera similar.

¿Qué es la Inseminación Artificial Conyugal?
La Inseminación Artificial Conyugal es una técnica mediante la cual se introducen en el útero espermatozoides de la pareja seleccionados de una muestra de semen especialmente preparada. Se utilizan los espermatozoides de mayor calidad y movilidad para que puedan llegar a fecundar el óvulo.

¿Cuándo se recomienda?
En casos de esterilidad masculina: Por causas anatómicas (incapacidad para depositar el semen en la vagina), psicológicas (impotencia, por ejemplo) o si existe oligoastenoteratozoospermia leve (la concentración, la movilidad y la morfología de los espermatozoides es más baja de la necesaria para conseguir un embarazo de forma natural).
En casos de esterilidad femenina: Ante alteraciones anatómicas y funcionales del cuello del útero (factor cervical), endometriosis (crecimiento de tejido endometrial fuera del útero) o disfunciones ovulatorias.
Esterilidad de origen desconocido.
Esterilidad inmunológica: Por la acción de anticuerpos antiespermáticos.

¿Qué es la Inseminación con donante de semen?
En la Inseminación Artificial con semen de donante (IAD) se introducen en el útero espermatozoides procedentes del banco de semen de nuestro centro. La calidad y la cantidad de los espermatozoides son óptimas, ya que proceden de hombres jóvenes y sanos. En la selección de las muestras buscamos donantes con características físicas similares a las de la receptora o su pareja y con idéntico o compatible grupo sanguíneo.

¿Cuándo se recomienda?
La IAD es recomendable cuando el hombre tiene alguna enfermedad hereditaria, sus testículos no producen espermatozoides (fallo testicular) o bien si existe oligoastenoteratozoospermia severa (la concentración, movilidad o morfología de los espermatozoides del hombre son mucho más bajos que lo necesario para conseguir un embarazo de forma natural). También en los casos de mujeres sin pareja masculina.

Tipos
Dependiendo de dónde se produce la inseminación de los espermatozoides en el útero de la mujer, se puede hablar de diferentes tipos de inseminación:

  • Inseminación artificial intratubárica.
  • Inseminación artificial intracervical.
  • Inseminación artificial intravaginal.
  • Inseminación artificial intrafolicular.
  • Inseminación artificial intrauterina.

De todas estas, la que suele dar mejores resultados es la inseminación artificial intrauterina. El resto, solo suele utilizarse en el caso de que esta no funcione.

Requisitos
Antes de proceder a la inseminación se realizan una serie de análisis y pruebas para determinar si hay posibilidad de llevarla a cabo. En primer lugar, se hace una prueba  para detectar enfermedades tales como la hepatitis C, el sida, la rubeola, la sífilis o la toxoplasmosis. Esto se hace para evitar contagios tanto en la pareja como en el futuro bebé.

También es necesario comprobar la permeabilidad tubárica de la mujer para conocer si sus trompas de Falopio son funcionales. En cuanto al hombre, hay que realizar un análisis para determinar su REM o Recuento de Espermatozoides Móviles, cuya cifra tiene que superar los 3 millones.

La edad es otro factor que se ha de tener en cuenta, ya que las mujeres mayores de 36 años tienen menos posibilidades de fecundar que aquellas más jóvenes.

Las probabilidades de éxito varían dependiendo del número de ciclos al que se somete la mujer pero también a la procedencia del semen. En un único ciclo, la tasa de embarazo para mujeres menores de 35 años se sitúa entre el 13% y el 25% si el semen proviene de la pareja; en el caso de un donante esta cifra sube entre un 18% y un 29% de éxito.

Al aumentar el número de ciclos, estas probabilidades aumentan significativamente: tras 4 ciclos de inseminación, la tasa de embarazo para la inseminación procedente del semen de la pareja se sitúa entre un 50% y un 60%, mientras que para la inseminación procedente de un donante se sitúa entre un 60% y 70%.