Todo acerca de la ovodonación.

La donación de óvulos tiene como objetivo proporcionar la posibilidad de un embarazo a todas aquellas mujeres que, por distintos motivos, presentan problemas para producir óvulos de manera regular o han experimentado fallos repetidos de fecundación in vitro con los propios. 
Si estás interesada en la donación de óvulos has de saber que debes cumplir unos requerimientos legales y médicos para poder donar.

Estos requisitos tienen como objetivo preservar tanto tu salud y seguridad como de las de la receptora y del futuro bebé. Por todo ello, las condiciones requeridas para donar óvulos son realmente muy completas.

La donación de óvulos es un acto voluntario y que tiene compensación económica regulada por ley, debido a las molestias ocasionadas por desplazamiento y tratamientos en la clínica. Es también una donación anónima, por lo que tanto la receptora como la donante no conocerán la una la identidad de la otra. Esto además implica que la donante no tendrá ningún tipo de responsabilidad sobre el bebé que nacerá de su óvulo. 
La donación de óvulos nunca tendrá carácter lucrativo o comercial. La compensación económica solo podrá compensar estrictamente las molestias físicas y los gastos de desplazamiento y laborales que se puedan derivar de la donación, la compensación se entregará a la donante el día de la extracción de los óvulos, después de haber sido dada de alta.

La elección de la donante será responsabilidad del equipo médico que aplique la técnica de Reproducción Asistida. Se deberá garantizar que la donante tenga la máxima similitud fenotípica e inmunológica y las máximas posibilidades de compatibilidad con la mujer receptora.

Además de estas obligaciones, las clínicas de fertilidad establecen sus propios requerimientos a la hora de seleccionar a las donantes de óvulos. Veamos seguidamente cuáles son:

  • Edad entre 18 y 30 años (la edad máxima puede variar según la clínica)
  • Buena salud física y emocional
  • Regla regular
  • Índice de Masa Corporal (IMC) entre 18 y 25 aproximadamente
  • Altura mínima de 1,55 m (la altura mínima puede variar según la clínica)
  • No ser portadora de enfermedades de transmisión sexual ni presentar un historial personal ni familiar de enfermedades de transmisión genética
  • En caso de piercings o tatuajes deben haberse practicado antes de los 6 meses previos a la donación
  • Los anticonceptivos hormonales son incompatibles con la donación (los criterios pueden variar según la clínica)
  • Evitar estar embarazada o en período de lactancia
  • No ser virgen
  • Disponer de información sobre los progenitores
  • Tener menos de 6 descendientes en España contando hijos propios y nacidos de donaciones anteriores

Preguntas frecuentes
¿La donación de óvulos afectará mi futura fertilidad?
La posibilidad de quedar embarazada en un futuro permanece intacta ya que la reserva ovárica de una mujer al inicio de su vida reproductiva es de alrededor de 400.000 – 500.000 ovocitos y, en los ciclos menstruales, sólo gastará alrededor de 400 óvulos con capacidad para ser fecundados. Por lo que cada mes una parte de los óvulos de la reserva ovárica sufren un proceso de atresia o reabsorción en el ovario.
Con el tratamiento hormonal algunos de los óvulos que iban a ser reabsorbidos, son recuperados para la donación.

¿Se puede realizar más de un ciclo de donación de óvulos?
Es posible siempre y cuando se deje un período de descanso de 2-3 meses entre una donación y otra.

Si llevas un año o más intentando quedarte embarazada de manera natural sin resultados y crees que la ovodonación es un tratamiento ideal para ayudarte con tu caso, no dudes en pedir tu cita diagnóstica en Clínica dr. J Parada.

Créditos de imagen: https://fivmarbella.com/

Fase lútea corta

¿Alguna vez has oído hablar acerca de la fase lútea corta? Si no es el caso, te comentamos que se trata de una de las dificultades más comunes a la hora de concebir. De hecho, muchas mujeres la padecen y no están al tanto de ello hasta que su médico se los diagnostica.

Una fase lútea corta puede perjudicar tu fertilidad dado que este estado impide la implantación del óvulo fertilizado, así como también puede causar abortos espontáneos reiterados durante las primeras etapas del embarazo. Así pues, se trata de una condición a la que hay que prestar atención.

Para entender en qué consiste la fase lútea corta conviene hacer un breve recordatorio de todo el proceso de ovulación. El ciclo menstrual, que se divide en tres fases: la preovulación, la ovulación y las postovulación, todas ellas con el mismo papel imprescindible para que un embarazo llegue a buen término. La última de ellas, la que se produce inmediatamente después de la fecundación es la que se denomina fase lútea y cuyo objetivo es prepararle a nuestro embrión una confortable cama en la que asentarse y empezar a crecer.

Síntomas.

  • Esterilidad.
  • Infertilidad.
  • Aborto espontáneo.
  • Duración de fase lútea menor a 9 días.
  • Pequeños sangrados durante la fase lútea.
  • Concentraciones bajas de progesterona en la sangre.

Aquellas mujeres organizadas que realicen una tabla o gráfico de su ovulación, probablemente descubrirán que sus períodos ocurrirán antes de los 14 días tomados como referencia, luego de su ovulación. Entre las señales de alerta más frecuentes e importantes que pueden indicarnos cierta insuficiencia del cuerpo lúteo.

Diagnóstico de la fase lútea corta
Antes de explicar cómo tratar la fase lútea corta, hay que confirmar que existe esta deficiencia. Las candidatas con dificultades para llevar a término sus embarazos suelen pasar por una primera etapa que consiste en llevar un control riguroso sobre su ciclo menstrual, mediante un calendario con las mediciones diarias de su temperatura basal:

  • La temperatura se mantiene constante hasta el momento de la ovulación.
  • Sube entre 0,2 y 0,5 grados en cuanto el organismo empieza a elevar la producción de progesterona (fase lútea).
  • Debe mantenerse así unos 12 días.
  • Si baja antes de ese plazo, nuestra fase lútea es corta.

Esta sería un acercamiento inicial, pero las pruebas precisas para detectar este problema las realizará el especialista, las habituales son:

  • Sucesivos análisis de sangre para determinar los niveles de progesterona en las distintas fases del ciclo menstrual.
  • Pruebas de tiroides, por si el origen de tu fase lútea corta está en alteraciones de la función tiroidea.
  • Prueba de prolactina.
  • Biopsia endometrial, la más determinante de todas las técnicas. Se realiza entre el día 11-12 después de tu ovulación.

Tratamiento para la fase lútea corta
Por suerte, tratar y curar esta condición es bastante sencillo. Por supuesto, el tratamiento depende del factor causal y de la medicación o droga hormonal que el médico indique a la mujer con la fase lútea corta para solucionar su problema. Así los problemas de infertilidad pueden cesar rápidamente.

El tratamiento que se emplea habitualmente es el suministro de progesterona natural a partir de la ovulación y hasta completar las 13 primeras semanas de gestación. Por lo general, las dosis utilizadas son de 300mg por día y la administración suele ser vaginal.

Un tratamiento alternativo implica la inyección intramuscular de una hormona llamada gonadotropina coriónica humana.

¿Qué es la Astenozoospermia?

En este artículo presentamos una de las posibles alteraciones del semen que puede representar un inconveniente a la hora de buscar el embarazo, la astenozoospermia. Sigue leyendo para conocer qué es, las causas, cómo se detecta y qué soluciones existen en caso de astenozoospermia.

La astenozoospermia o astenospermia es la disminución de la movilidad de los espermatozoides del hombre y compromete a la fertilidad debido a que impide que éstos se desplacen hasta el óvulo y lo penetren. Se considera un hombre afectado con astenozoospermia cuando al menos el 60% de los espermatozoides son inmóviles.

Causas de la Astenozoospermia

Aunque las causas de la astenozoospermia no se conocen con exactitud, sabemos que la movilidad de los espermatozoides puede verse afectada por factores como:

  • Teratozoospermia.
  • Varicocele.
  • Infecciones seminales.
  • Problemas testiculares.
  • Anticuerpos antiespermáticos.
  • Mala alimentación.
  • Tabaquismo.
  • Consumo excesivo de alcohol, cafeína, tabaco u otras drogas como cocaína y marihuana.
  • Exposición a agentes tóxicos como solventes o insecticidas.
  • Edad (la movilidad de los espermatozoides disminuye después de que el hombre llega a los 45 años).
  • Tratamientos oncológicos como la quimioterapia y la radioterapia.
  • Episodios febriles.
  • Exposición prolongada al calor en automóviles, saunas o tinas calientes.

Diagnóstico
La astenozoospermia no causa manifestaciones clínicas, por lo que el hombre puede mantener relaciones sexuales. Sin embargo, cuando se intenta lograr el embarazo resulta complicado.

El seminograma o espermiograma es la prueba diagnóstica que se utiliza para analizar el semen del hombre. De este modo, uno de los parámetros que se valora es la movilidad y motilidad de los espermatozoides.
¿Tiene solución la astenozoospermia?

Hay que estudiar cada caso para eliminar o corregir la causa que crea la astenozoospermia y las demás alteraciones espermáticas, para que el paciente pueda conseguir su sueño de procreación.

Cuando se han eliminado estas posibles causas y la astenozoospermia persiste se realizará un test de capacitación espermática o REM (recuperación de espermatozoides móviles) para decidir qué consejo o tratamiento de reproducción asistida aplicar.

Si tienes más dudas sobre la astenozoospermia o deseas conocer las soluciones a tu alcance, puedes contactarnos y pedir una cita en nuestra clínica.

Imagen referencial: https://www.reproduccionasistida.org/

Pólipos uterinos

Los pólipos uterinos consisten en un crecimiento excesivo de tejido en el endometrio, de ahí que médicamente sean también conocidos bajo el nombre de pólipos endometriales. Provienen precisamente del tejido que recubre el útero, llamado endometrio, es decir, son pequeñas masas de tejido endometrial, con forma de bulbo, que se encuentran unidas al útero a partir de un tallo. A diferencia de los fibromas uterinos, que están compuestos de músculo duro y pueden llegar a crecer muchísimo más, los pólipos uterinos son suaves.

Estos pólipos NO suelen ser cancerosos (son benignos), aunque algunos sí pueden serlo o, con el tiempo, pueden convertirse en cáncer (pólipos precancerosos).

¿Qué síntomas producen los pólipos uterinos?

Si bien muchas mujeres experimentan sangrado uterino anormal, la realidad es que en la mayoría de los casos los pólipos uterinos tienden a ser a menudo asintomáticos. No obstante, cuando los síntomas son evidentes, suelen ser similares a los que surgen con afecciones o enfermedades más graves, como por ejemplo es el caso del cáncer de endometrio.

Los síntomas pueden incluir distintos tipos de sangrado uterino anormal, como, por ejemplo:

  • Manchado o sangrado entre períodos.
  • Sangrado menstrual más abundante de lo normal.
  • Sangrado después del coito.
  • Sangrado después de la menopausia.

Se ha demostrado que los pólipos uterinos podrían actuar de manera similar a como lo haría un dispositivo intrauterino natural (DIU), lo que evitaría que un óvulo fecundado pudiera implantarse en la pared uterina. También podría llegar a bloquear el área donde la trompa de Falopio se conecta con la cavidad uterina, evitando que los espermatozoides fueran capaces de entrar en la trompa y así encontrarse con el óvulo.

De otro lado, también se sabe que los pólipos uterinos podrían igualmente desempeñar un papel en el aborto espontáneo para algunas mujeres.

Tratamiento

Algunos pólipos uterinos pueden llegar a desaparecer solos, pero cuando el sangrado es abundante, se desea aumentar las probabilidades de embarazo, o para detectar la posible existencia de cáncer, a menudo se aconseja la realización de un legrado guiado con la ayuda de un histeroscopio.

No obstante, también podría llevarse a cabo un método algo más convencional, como es el caso del raspado del revestimiento uterino, o dilatación y legrado.

Aunque generalmente son benignos, en un 0,5-1% de los casos pueden malignizarse, especialmente durante la menopausia. El riesgo de malignidad del pólipo endometrial en la postmenopausia es variable y estaì relacionado con el sangrado uterino anormal. En los casos asintomáticos el riesgo es mínimo.

Imagen referencial: https://www.reproduccionasistida.org/

Diabetes gestacional

El artículo de hoy está dirigido a aquellas mujeres que están embarazadas y necesitan un cuidado especial, sobretodo con el tema de la diabetes gestacional.

La diabetes gestacional se produce por un alto nivel de glucosa en la sangre durante los meses de gestación. Afecta a un 5% de las mujeres embarazadas y generalmente se presenta en el séptimo mes, desapareciendo tras el parto.

Las futuras madres pueden ayudar a controlar la diabetes gestacional comiendo alimentos saludables, haciendo ejercicio y, si es necesario, tomando medicamentos. Controlar la glucosa sanguínea puede mantenerte a ti y a tu bebé sanos y evitar un parto difícil.

Sin embargo, la diabetes gestacional no tratada o mal controlada puede hacerle daño a su bebé. Cuando usted tiene diabetes gestacional, el páncreas funciona horas adicionales para producir insulina, pero la insulina no baja el nivel de glucosa de la sangre. Aunque la insulina no cruza la placenta, la glucosa y otros nutrientes sí lo hacen. La glucosa adicional en la sangre atraviesa la placenta, lo que hace que el bebé tenga un alto nivel de glucosa.Esto hace que el páncreas del bebé produzca más insulina para eliminar la glucosa en la sangre. Ya que, el bebé está recibiendo más energía de la que necesita para crecer y desarrollarse. La energía adicional se almacena como grasa.

Esto puede producir macrosomía o un bebé «gordo». Los bebés con macrosomía enfrentan problemas propios de salud, entre ellos daño en los hombros durante el parto. Debido a la insulina adicional producida por el páncreas del bebé, los recién nacidos pueden tener un nivel de glucosa muy bajo al nacer y también corren mayor riesgo de tener problemas respiratorios. Los bebés con exceso de insulina corren mayor riesgo de ser obesos durante su niñez y tener diabetes de tipo 2 de adultos.

Síntomas

En la mayoría de las mujeres, la diabetes gestacional no produce signos ni síntomas perceptibles. El aumento de la sed y la necesidad de orinar con mayor frecuencia son síntomas.

Tratamiento

  • Monitorización de la mujer y del feto.
  • Dieta, ejercicio y algunas veces medicamentos para el control del nivel de azúcar en sangre.
  • Un kit de glucagón (que se utilizará si los niveles de azúcar en sangre disminuyen demasiado).

Prevención

No hay garantías cuando se trata de prevenir la diabetes gestacional, pero se recomienda adoptar la mayor cantidad de hábitos saludables posible antes del embarazo. Si has tenido diabetes gestacional, estas opciones saludables también pueden reducir el riesgo de volver a tenerla en futuros embarazos o de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

  • Come alimentos saludables.
  • Mantente activa.
  • Comienza el embarazo con un peso saludable.
  • No aumentes más peso del recomendado.

Tipos de aborto.

Antes de explicarles cuales son los tipos de abortos que conocemos hoy en día, es primordial explicarles el concepto básico de la palabra «aborto».
El aborto (del latín abortus) es la interrupción y finalización prematura del embarazo de forma natural o voluntaria, hecha antes que el feto pueda sobrevivir fuera del útero.
Tipos de abortos. 
Según el momento en que se produce el malogro del embarazo y sus características, el aborto espontáneo se clasifica en:

Aborto incipiente

cuando el cuello del útero está entreabierto es una señal de que el aborto se está iniciando.

Aborto espontáneo

El aborto espontáneo es aquel que sucede por causas naturales, donde expulsamos el feto, o incluso el embrión, antes de la semana 20 a 26 de gestación y sin provocarlo. Es decir, ocurre por causas netamente naturales.

En muchas ocasiones el aborto espontáneo se da muy pronto, en el inicio del embarazo, por lo que no alcanzamos ni a enterarnos de que estábamos embarazadas. En este caso la menstruación se retrasa ligeramente y llega más abundante y con un dolor más fuerte en el útero que de costumbre, pues este se abre un poco para poder expulsar los restos del embrión a través de la menstruación.

Aborto Terapéutico

Es el que tiene por objeto evacuar científicamente, por medio de maniobras regladas, la cavidad uterina, vaciándola de todo sus contenidos. Este aborto lo verifica un médico especializado y se toman las medidas precisas para salvaguardar la vida de la paciente, seriamente amenazada. Se realiza cuando la vida del feto se considera perdida (producto muerto) o representa un peligro para la madre.

Aborto por infección o séptico

El aborto séptico es un tipo de aborto espontáneo provocado por una infección del útero u otros tejidos cercanos a este. Las consecuencias de este proceso infectivo, que suele ser debido a microorganismos productores de toxinas, es que el embrión deja de desarrollarse por la pérdida de viabilidad del útero y la placenta.

Aborto por rechazo inmunológico

El aborto por rechazo inmunológico se da por un error del propio sistema inmune. Nuestro sistema inmunitario está diseñado para localizar y atacar todas aquellas células que no sean de nuestro propio cuerpo. La única excepción se da en el embarazo, pues las células del sistema inmune, pese a detectar que el embrión que se está desarrollando no es algo “propio” del cuerpo, dejan que crezca sin atacarlo.

Sin embargo, la naturaleza no siempre es perfecta y hay veces en las que el sistema inmune no hace una excepción y ataca al embrión como si de un cuerpo extraño o una infección se tratara. Esto provoca la muerte del feto a manos del sistema inmunitario de la propia madre.

Aborto incompleto

El aborto incompleto es aquel en el que no hay una expulsión total del feto, pues solo una porción de los tejidos es eliminada. Esto puede derivar en complicaciones graves como hemorragías prolongadas y dolor, por lo que la atención médica es primordial.

Aborto fallido o retenido

Se trata de un tipo de aborto natural en el que por algún motivo el feto en gestación fallece naturalmente, pero permanece en el útero materno durante semanas sin ser expulsado por el cuerpo de la mujer. La gestante sigue creyendo estar embarazada y tiene los síntomas típicos, pero sin embargo el corazón del gestado ha dejado de latir. Únicamente es posible detectarlo mediante ecografía. Tras la detección, si el cuerpo no expulsado el feto o no lo hace por completo será necesario intervenir con fármacos o quirúrgicamente.

Aborto inducido

Se trata del aborto provocado voluntariamente, es decir el resultado de aplicar determinados procedimientos de manera voluntaria para interrumpir la gestación. Dentro de éste pueden encontrarse otros como el terapéutico, los que son resultado de violación o los que se deciden libremente.

Aborto ilegal

Se trata del conjunto de abortos que se llevan a cabo al margen de la ley, en la clandestinidad. Este tipo de aborto supone además de un delito un grave riesgo para la salud de la embarazada, debido a que no se cuenta con ninguna garantía respecto al procedimiento y condiciones de la intervención a llevar a cabo.

¿El ultrasonido transvaginal es seguro?

Muchas mamis primerizas nos han escrito con ciertas dudas acerca del ultrasonido vaginal, entre ellas, la pregunta que más nos realizan es, ¿la ecografía transvaginal es peligrosa para mi bebé?, por eso quisimos dedicarles un artículo con la respuesta a todas sus dudas.

Para empezar, la ecografía transvaginal, como su propio nombre indica, se realiza «a través» de la vagina y suele ser el primer ultrasonido que se emplea para confirmar el embarazo. En esta prueba, se examinan los ovarios, el cuello del útero y la vagina de la mujer.

No existe evidencia que muestre que el ultrasonido o ecografía transvaginal (o endovaginal) tenga efectos perjudiciales para el bebé o la madre. Por el contrario, es importante realizarla al inicio del embarazo, puesto que permite comprobar las condiciones del cuello del útero, el lugar de la implantación de la cámara ovular, su morfología y su tamaño, así como la presencia del embrión y la frecuencia del ritmo cardiaco. Con este tipo de ecografía se comprueba que el embrión está bien anidado y que el embarazo se ha iniciado sin ningún tipo de anomalía.

La ecografía transvaginal es utilizada en el embarazo para:

• Evaluar casos de amenaza de aborto espontáneo.
• Escuchar los latidos cardíacos del feto.
• Examinar la placenta.
• Vigilar el crecimiento del embrión o el feto a comienzos del embarazo.
• Ver si el cuello uterino está cambiando o abriéndose cuando el trabajo de parto está comenzando tempranamente.
• Comprobar los valores normales, por ejemplo si las estructuras pélvicas o el feto son normales.

El examen generalmente es indoloro, aunque algunas mujeres pueden experimentar una leve molestia por la presión de la sonda (sólo se introduce una parte de la sonda). Se recomienda acudir lo más relajada posible, como en cualquier examen ginecológico, y sin tener la vejiga llena.

Esperamos haber podido aclarar tus dudas en cuanto a la ecografía transvaginal y que te sientas más tranquila cada vez que tu doctor la deba realizar. 

Consejos para un embarazo sin malestares.

Cuando estas embarazada, tu cuerpo está creando un ser humano completamente nuevo. Aunque es algo asombroso, no siempre resulta ser una experiencia cómoda o agradable.

El proceso de crear, desarrollar y dar apoyo a un feto hace que ocurran muchos cambios hormonales en tu cuerpo. Algunos de estos cambios tienen resultados agradables, como el 《resplandor maternal》que experimentan algunas mujeres. Otros resultados no son tan agradables, como hinchazón, fatiga, acidez, estreñimiento, náuseas matutinas e insomnios.

Es completamente normal no sentirse genial durante todo el embarazo. Estos consejos pueden contribuir a que te sientas mejor:

• Échate varias siestas breves a lo largo del día.
• Evita comer al menos dos horas antes de ir a dormir.
• Haz ejercicio ligero, como caminar, durante al menos 20min.
• Evita la cafeína y las comidas picantes.
• Acuéstate más temprano de lo habitual.
• Intenta dormir con una almohada especial para recostarte sobre ella en una postura cómoda. 
Si continúas teniendo molestias, quizá quieras hablar con tu médico para pedirle otras recomendaciones. 

3 micronutrientes esenciales para un embarazo saludable.

Lo más probable es que obtengas suficientes nutrientes durante el primer trimestre de embarazo si sigues una dieta equilibrada y con alimentos variados. No obstante, hay tres micronutrientes que son absolutamente esenciales durante el embarazo.

El folato, o su forma sintética, ácido fólico es vital para el desarrollo saludable del sistema nervioso de tu bebé. El folato ayuda al cuerpo a generar las células rojas adicionales que necesitas durante el embarazo y reduce el riesgo de defectos en el tubo neural de tu bebé.

El yodo es necesario para el funcionamiento normal de tu glándula tiroidea y el desarrollo cerebral de tu bebé.

Las fuentes de yodo incluyen marisco y agua yodada en las zonas costeras. La sal yodada también es una manera segura de obtener yodo. Las algas son una fuente vegana de yodo popular; no obstante, su cantidad varía, según su origen. Si eres vegana y necesitas limitar tu ingesta de sal, considera tomar suplementos de yodo derivados de algas.

Hierro

Muchas embarazadas no obtienen suficiente hierro. Durante el embarazo, tu cuerpo necesita generar hierro para producir células rojas adicionales y desarrollar la placenta. Por eso debes consumir un mínimo de 27 miligramos de hierro al día.

Los alimentos con altos contenidos de hierro son:

• La carne roja
• Pollo
• Pescado
• Cereales enriquecidos
• Espinacas
• Legumbres

Las veganas y vegetarianas pueden aumentar su absorción de hierro al combinar hierro procedente de fuentes vegetales como alimentos ricos en vitamina C. Por ejemplo, prueba una ensalada de espinacas con gajos de mandarina.

La mayoría de las vitaminas prenatales contienen 100% de la cantidad diaria recomendada de hierro.

Antes de elegir un complejo vitamínico, recuerda consultar con tu médico. Podría recomendarte la fórmula adecuada para satisfacer todas tus necesidades corporales durante el embarazo sin sobrecargar tus riñones o hígado.

Dolores de cabeza durante el embarazo.

La cefalea o dolor de cabeza es un síntoma bastante frecuente durante el embarazo. Puede aparecer en una mujer que nunca lo padeció anteriormente o empeorar en mujeres que ya los padecían anteriormente. Es más frecuente en el primer trimestre, pero puede aparecer en cualquier momento a lo largo del embarazo.

No es inusual tener dolores de cabeza producidos por la tensión cuando estás embarazada, especialmente en los primeros tres meses. Y aunque las mujeres que normalmente sufren de migrañas o jaquecas suelen notar que estas molestias disminuyen durante el embarazo, algunas mujeres tienen su primera jaqueca precisamente cuando están embarazadas.

Si tienes dolores de cabeza en el primer trimestre, probablemente notarás que disminuyen o hasta desaparecen por completo en el segundo trimestre, una vez que la oleada de hormonas del embarazo se estabiliza y tu cuerpo se ajusta a su nueva química.
¿Cuáles son las causas de los dolores de cabeza en el embarazo?
Los especialistas no conocen con exactitud las causas del aumento de los dolores de cabeza durante el embarazo, pero una buena explicación es la tremenda batalla hormonal que se está produciendo en tu cuerpo. Detener abruptamente el consumo de la cafeína también te puede hacer sentir que tu cabeza está por estallar.

Otras posibles causas incluyen las siguientes:

  • Falta de sueño
  • Cansancio en general
  • Congestión nasal
  • Alergias
  • Cansancio visual
  • Estrés
  • Depresión
  • Hambre
  • Deshidratación

¿Cómo se deben tratar esas cefaleas?

La cefalea no es casi nunca motivo de urgencia, pero lógicamente debe consultarse con el médico en la siguiente visita programada. En cualquier caso, un episodio de cefalea puede aliviarse haciendo reposo (lo mejor es recostarse a oscuras en decúbito lateral izquierdo), colocando paños fríos sobre la frente y masajeando el entrecejo y las sienes con leves compresiones sostenidas con los dedos índices.

Si a pesar de todo, el dolor persiste, en algunos casos la cefalea requiere tratamiento. En este caso, el médico prescribirá el mejor tratamiento a seguir.