Embarazo ectópico.

¿Haz oído alguna vez hablar del embarazo ectópico? En el articulo de hoy queremos que sepas como reconocerlo y acudir al médico en el momento indicado.

Un embarazo ectópico se produce cuando un óvulo fecundado se implanta y crece fuera de la cavidad principal del útero. El embarazo comienza con un óvulo fecundado. Normalmente, el óvulo fecundado se adhiere al revestimiento del útero.

Los embarazos ectópicos se producen con mayor frecuencia en una de las trompas de Falopio, que es uno de los tubos que transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero. Este tipo de embarazo ectópico se denomina embarazo tubárico. A veces, el embarazo ectópico se produce en otras partes del cuerpo, como los ovarios, la cavidad abdominal o la parte inferior del útero (cuello uterino), que se conecta con la vagina.

Los embarazos ectópicos no pueden continuar con normalidad. El óvulo fecundado no puede sobrevivir, puede causar que las trompas de Falopio se abran repentinamente. Si no se trata, la trompa desgarrada puede ocasionar un sangrado que pone en riesgo la vida.

¿Como se si tengo un embarazo ectópico?
La única manera de saber con certeza si tienes un embarazo ectópico es mediante una exploración médica. Tu médico o enfermero pueden hacerte un examen pélvico, un análisis de sangre o un ultrasonido para saberlo.

Cuanto antes te hagas tratar por un embarazo ectópico, mejor. De manera que, si crees que tienes un embarazo ectópico o si tienes mucho dolor en la parte baja del abdomen, (especialmente de un lado) o sangrado vaginal anormal, llama a tu enfermero o médico de inmediato.

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

El embarazo ectópico puede parecer normal al comienzo, con síntomas típicos de embarazo como la falta de un periodo menstrual, sensibilidad en los senos, fatiga y náuseas. Los síntomas de un embarazo ectópico incluyen los siguientes:

  • Dolor intenso en la parte baja del abdomen, especialmente de un lado.
  • Sangrado vaginal o manchado
  • Gran sensación de debilidad, mareos o desmayos

Si tienes dolores o sangrado intensos, ve de inmediato a una sala de urgencias. Si presentas algún otro síntoma de embarazo ectópico, comunícate con tu médico o enfermero tan pronto como puedas. Cuanto antes se diagnostique y se trate un embarazo ectópico, más a salvo estarás.

Síntomas de emergencia
Si el óvulo fecundado sigue creciendo en la trompa de Falopio, esto puede causar la ruptura de la trompa. Es probable que se produzca un sangrado intenso en el interior del abdomen. Los síntomas de este suceso potencialmente fatal incluyen aturdimiento extremo, desmayos, dolor abdominal intenso y choque.

Algunos de los factores que aumentan las probabilidades de que tengas un embarazo ectópico son los siguientes:

  • Embarazo ectópico anterior. Si anteriormente tuviste este tipo de embarazo, existen más probabilidades de que tengas otro.
  • Inflamación o infección. Las infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea o la clamidia, pueden provocar la inflamación de las trompas y otros órganos cercanos, y aumentar tu riesgo de tener un embarazo ectópico.
  • Cirugía tubárica. La cirugía para corregir las trompas de Falopio cerradas o dañadas puede aumentar el riesgo de un embarazo ectópico.
  • Elección de un método anticonceptivo. La probabilidad de quedar embarazada mientras se usa un dispositivo intrauterino (DIU) es infrecuente. Sin embargo, si quedas embarazada mientras tienes colocado un DIU, lo más probable es que sea un embarazo ectópico. La ligadura de trompas, un método anticonceptivo permanente que comúnmente se conoce como “ligarse las trompas”, también aumenta el riesgo, si quedas embarazada después de este procedimiento.
  • Fumar. Fumar cigarrillos antes de quedar embarazada puede aumentar el riesgo de un embarazo ectópico. Cuanto más fumas, mayor el riesgo.

Si estas embarazada y tienes los mismos síntomas mencionados en este articulo no esperes más y acude a nuestra clínica. ¡Tu salud es importante para nosotros y el embarazo ectópico es un tema muy delicado que si no se trata a tiempo podría ser fatal!

Embarazo molar

Un embarazo molar, también conocido como «mola hidatiforme», es una complicación poco frecuente del embarazo que se produce en una de cada 1.500 gestantes y es el resultado de una fecundación anormal del óvulo que produce un crecimiento deforme de la placenta. La causa es una serie de anormalidades cromosómicas que evitan que el embrión se desarrolle adecuadamente.

El embarazo molar se produce en una de cada 1.500 gestantes y es el resultado de una fecundación anormal del óvulo que produce un crecimiento deforme de la placenta. La causa es una serie de anormalidades cromosómicas que evitan que el embrión se desarrolle adecuadamente.

Hay dos tipos de embarazos molares: el embarazo molar completo y el embarazo molar parcial. En un embarazo molar completo, el tejido placentario es anormal y está hinchado; además, parece formar quistes llenos de líquido. Otra característica es que no hay formación de tejido fetal. En un embarazo molar parcial, es posible que haya tejido placentario normal junto con tejido placentario formado de manera anormal. También puede haber un feto, pero no hay posibilidades de que sobreviva, y, por lo general, se produce un aborto al principio del embarazo.

Un embarazo molar puede tener complicaciones graves, entre ellas una forma de cáncer poco frecuente, y requiere tratamiento temprano.

Si el médico sospecha que tienes un embarazo molar, te pedirá análisis de sangre, entre ellos, uno para medir el nivel de coriogonadotropina humana (una hormona del embarazo) en la sangre. También te recomendará una ecografía.

En una ecografía estándar, se dirigen ondas sonoras de alta frecuencia a los tejidos de la región abdominal y pélvica. Sin embargo, al principio del embarazo, el útero y las trompas de Falopio están más cerca de la vagina que de la superficie abdominal, por lo que es posible que se realice la ecografía por medio de un dispositivo con forma de varilla, que se coloca en la vagina.

Una ecografía de un embarazo molar completo, que puede detectarse ya a las ocho o nueve semanas de embarazo, puede mostrar lo siguiente:

  • Ausencia de embrión o feto.
  • Ausencia de líquido amniótico.
  • Placenta gruesa y con quistes que ocupa el útero casi por completo.
  • Quistes de ovario.

Una ecografía de un embarazo molar parcial puede mostrar lo siguiente:

  • Un feto con crecimiento restringido.
  • Bajo nivel de líquido amniótico.
  • Placenta gruesa y con quistes.

Conozcamos cuáles pueden son los síntomas más habituales de un embarazo molar:

• Pérdidas intermitentes de color parduzco.
• Náuseas y vómitos (más que en un embarazo normal).
• Exceso de salivación
• Hemorragia o sangrado vaginal.
• Incremento en los niveles de hCG (hormona gonodotropina coriónica humana)
• Crecimiento excesivo del útero que no se corresponde con las semanas de gestación
• Aumento de la tensión arterial

Como decíamos antes, en ningún caso un embarazo molar sobrevive puesto que el embrión no llega a desarrollarse adecuadamente.

En la mayoría de los casos se produce un aborto espontáneo acompañado de hemorragias de color oscuro y acuoso, aunque generalmente no se acompaña de dolor.

Si esto no sucediera se procede a extraer el tejido molar del interior del útero por medio de un legrado. Durante los meses siguientes se controlan los niveles de la hormona gonadotropina humana (la hormona del embarazo) hasta que normalice sus niveles y se controla el útero de forma preventiva pues una de las complicaciones del embarazo molar es que puede llegar a formarse un coriocarcinoma, un tumor maligno pero con un alto índice de curación.

La recomendación generalizada es esperar un año para volver a buscar un nuevo embarazo. Un año que se pasa mal, pero no deben desanimarse. La probabilidad de que se repita un embarazo molar en embarazos subsiguientes es remota, entre el 1 y el 2%, por lo que casi todas las mujeres que han sufrido un embarazo molar han logrado luego quedar embarazadas y tener un bebé. En el caso de repeticiones, sería adecuado buscar asesoramiento genético.

Algunos estudios apuntan a que los embarazos molares podrían tener relación con una alimentación baja en niveles de proteínas que podría causar defectos en la ovulación. Por eso recomiendan incrementar el consumo de proteínas de origen animal y vitamina A para minimizar las posibilidades de sufrir un embarazo de este tipo.

¿Qué es la laparoscopia?

Una laparoscopia o también conocida como  cirugía mínimamente invasiva, es un procedimiento que usa un médico para observar el interior del abdomen (barriga) o el aparato reproductor de una mujer. La cirugía laparoscópica utiliza un tubo delgado y flexible que tiene en un extremo una luz y una pequeña cámara de vídeo, llamado laparoscopio, se inserta en el abdomen a través de una incisión pequeña cerca del ombligo.

Esta permite que el tiempo que una persona tiene que pasar en el hospital sea más corto, una recuperación más rápida, menos dolor y cicatrices más pequeñas que con la cirugía tradicional (abierta).

¿Para qué se usa?

En las personas con síntomas abdominales, la cirugía laparoscópica se puede usar para diagnosticar:

  • Tumores y otras protuberancias.
  • Obstrucciones.
  • Sangrado sin motivo aparente.
  • Infecciones.

En las mujeres, se puede utilizar para diagnosticar o tratar:

  • Fibromas, tumores que se forman dentro o fuera del útero. La mayoría no son cancerosos.
  • Quistes ováricos, bolsitas llenas de líquido que se forman en un ovario o sobre su superficie.
  • Endometriosis, enfermedad en la que el tejido que normalmente recubre el interior del útero, crece fuera de él.
  • Prolapso pélvico, un problema en el que los órganos reproductores protruyen y salen por la vagina.

También se puede usar para:

  • Extraer un embarazo ectópico, un embarazo que crece fuera del útero. El óvulo fertilizado no puede sobrevivir. Para una mujer embarazada, puede ser mortal.
  • Hacer una histerectomía, la extirpación del útero. La histerectomía se puede hacer para tratar un cáncer, un sangrado anormal u otras enfermedades.
  • Hacer una ligadura de trompas, un procedimiento para prevenir el embarazo bloqueando las trompas de Falopio.
  • Tratar la incontinencia urinaria, la pérdida accidental o involuntaria de orina.

La cirugía a veces se usa cuando un examen físico o un estudio por imágenes como una radiografía o una ecografía no dan suficiente información para hacer un diagnóstico.

¿Cómo se realiza?

En general, la laparoscopia puede realizarse con anestesia local con relajación del paciente, o se puede exigir anestesia general si se trata de una intervención abdominal (colecistectomía por laparoscopia, biopsia abdominal, drenaje de abscesos o derrames…). En el caso de requerir anestesia general, se realiza previamente el estudio pre-operatorio, con radiografía de tórax, análisis de sangre y electrocardiograma.
Una vez introducido el laparoscopio a través de un pequeño corte, se insufla una pequeña cantidad de aire para distender el abdomen. Así el médico podrá mover el instrumental y ver con nitidez los órganos. Puede ser necesario realizar otra u otras incisiones en la pared abdominal para introducir por ellas los instrumentos quirúrgicos. Una vez finalizada la laparoscopia, se suturan las incisiones.

Si tienes más dudas acerca de la laparoscopia puedes comunicarte a nuestros números o pedir una cita para asistir directamente a nuestras consultas y aclarar todas tus dudas.

¿Primera vez al ginecólogo?

Para empezar tenemos que dejar bien claro que no existe una edad predeterminada para acudir por primera vez al ginecólogo, lo ideal es hacerlo en el momento en el que la paciente inicia sus relaciones sexuales o si se llega a detectar alguna patología. Para las mujeres, uno de los aspectos más importantes es la atención ginecológica.

Normalmente en la primera visita lo que hacemos es conocerte y preparar tu historial médico y ginecológico, y de este modo saber qué sucederá en tu próxima visita. No suele ser necesario un examen físico. Sin embargo, dependiendo de tu edad, si has tenido ya relaciones sexuales, si tienes problemas con la regla, dolor o síntomas de infección, el examen puede que sea necesario.

Muchas jóvenes retrasan su primera cita con el ginecólogo por miedo a que sea dolorosa, es necesario desmentir que la exploración ginecológica genere dolor. Si bien es cierto que la paciente notará molestias durante la realización de la prueba, para nada supone un hecho traumático ni doloroso.

¿Qué preguntas se van a realizar en la primera visita al ginecólogo?

El ginecólogo es el médico especialista que controla y tiene especial cuidado de los órganos reproductores femeninos, la revisión de las mamas y las etapas más importantes en la vida de la mujer.

Al ginecólogo se le puede realizar cualquier tipo de pregunta y no se debe tener ningún tipo de miedo en preguntarle. Precisamente la elección del ginecólogo es muy importante, porque debe transmitir la confianza y empatía suficiente para que se le pueda plantear cualquier duda. Es vital sentirse escuchada y que haya un buen diálogo que permita resolver dudas de forma sencilla.

¿En qué consiste una revisión ginecológica?

En el caso de realizarse una revisión ginecológica, ésta consistirá en una exploración de los genitales femeninos externos e internos, si se han mantenido relaciones sexuales, donde será realizar una citología ginecológica para la valoración celular el cuello del útero. También han de ser exploradas las glándulas mamarias.

¿Se debe realizar la visita al ginecólogo con la menstruación?

Se recomienda visitar al ginecólogo cuando no se tenga la regla para que el análisis sea más sencillo para el médico y menos embarazoso para la paciente.

  • La primera visita al ginecólogo servirá para iniciar el historial clínico de la paciente, teniendo en cuenta su edad, salud ginecológica y la revisión realizada (en caso de que se decida hacerla).
  • Es importante acudir al ginecólogo tranquila, pensando que es algo común y habitual. El doctor es un profesional acostumbrado a atender a chicas o mujeres.
  • Se debe hacer las preguntas necesarias sobre todos los temas que puedan generar duda (por ejemplo, las relaciones sexuales); no hay que tener vergüenza al hacerlo, el ginecólogo es quien mejor puede aconsejar e informar de todo.
  • Una revisión ginecológica temprana puede detectar de manera precoz si existe alguna patología o anomalía en el aparato reproductor femenino. Cuanto antes se detecte el problema, antes se podrá solucionar.
  • La revisión ginecológica consiste en explorar los genitales femeninos internos y externos. Normalmente se realiza una citología para valorar el cuello del útero.
  • Además de controlar el buen desarrollo del aparato genital, el ginecólogo deberá revisar las mamas de la paciente para detectar si existen bultos o signos alarmantes.
  • No se recomienda acudir al ginecólogo en los días de menstruación, ya que esto dificulta el análisis y puede suponer un mayor bochorno para la paciente.
  • Es imprescindible acudir a una revisión ginecológica, al menos, una vez al año. En casos concretos que necesiten algún tipo de seguimiento será el propio especialista quien marque el calendario de citas.
  • Lo más positivo de acudir al ginecólogo, especialmente por primera vez, es la tranquilidad que aporta el saber que todo funciona correctamente y que, en caso de que se detecte alguna anomalía siempre jugará a favor esa localización precoz.

¿Vas a realizar tu primera visita al ginecólogo?, ¿tienes preguntas?. No dudes en escribirnos aquí tu consulta o contactarnos. Recuerda que vigilar tu salud ginecológica es muy importante, no te olvides de ella.

Mes rosa

Entramos en el mes rosa, el mes de Octubre es reconocido mundialmente como el mes rosa para crear conciencia a hombres y mujeres sobre el cáncer de mama y así promover la autoexploración, revisiones periódicas y chequeos para poder detectarlo a tiempo, y que mejor manera de celebrarlo que realizandote una mamografía en donde podamos descartar el cáncer de mama.

Si nunca te haz realizado una mamografía aquí te explicamos en que consiste; es una imagen de la mama (seno) tomada con rayos X. Usamos las mamografías para buscar signos de cáncer de mama en sus etapas iniciales. Las mamografías habituales son las mejores pruebas con que cuentan los médicos para detectar el cáncer de mama en sus etapas iniciales, a veces hasta tres años antes de que se pueda sentir.

¿Cómo se hace una mamografía?
Usted se colocará de pie frente a una máquina especial de rayos X. Una tecnóloga colocará su mama sobre una placa de plástico transparente. Después cubrirá esa mama con otra placa, presionando firmemente. Las placas aplanarán la mama y la mantendrán inmóvil mientras se toma la radiografía. Usted sentirá algo de presión. Los pasos se repiten para tomar una imagen del costado de la mama. Posteriormente, le sacarán una radiografía a la otra mama de la misma forma. Deberá esperar a que la tecnóloga revise las cuatro radiografías para asegurarse de que no haya necesidad de volver a tomarlas. Tenga presente que la tecnóloga no puede decirle los resultados de su mamografía. Las mamografías de cada mujer pueden verse un poco distintas porque no hay mujeres con mamas idénticas.

Para algunas mujeres, hacerse una mamografía es un proceso molesto. Lo encuentran doloroso. Sin embargo, una mamografía solo toma unos minutos y las molestias desaparecen pronto. Lo que usted sienta depende de la destreza de la tecnóloga, el tamaño de las mamas y la cantidad de presión que se les tenga que aplicar. Sus mamas pueden estar más sensibles si tiene la menstruación o está a punto de tenerla. Una vez que la mamografía este lista nuestro radiólogo se encargara de interpretarla en busca de signos de cáncer de mama en sus etapas iniciales u otros problemas.

Consejos para cuando se haga una mamografía:

  • Intente no hacerse una mamografía la semana previa a su menstruación o mientras la tenga. Las mamas pueden estar sensibles al tacto o hinchadas en esos momentos.
  • El día de la mamografía, no se pongan desodorante, perfume ni talco. Estos productos pueden aparecer en la radiografía como manchas blancas.
  • Algunas mujeres prefieren usar una blusa con falda o pantalón en vez de un vestido. Tendrá que desvestirse de la cintura para arriba para hacerse la mamografía.

Unete al mes rosa y solicita ya tu mamografía, esta enfermedad tiene una alta tasa de mortalidad en nuestro país. Esta enfermedad no sólo la padecen las mujeres, un porcentaje menor de hombres también es afectado.

El Instituto Nacional de Cancerología destacó que el 80% de las muertes son prevenibles si se cuenta con detección oportuna y el tratamiento adecuado. ¡Así que no dejes para mañana lo que se puede prevenir ahora!

La música y la FIV.

En esta ocasión compartiremos con ustedes un estudio realizado por la Dra. Marisa López-Teijón , el cual demuestra que las vibraciones musicales aumentan las posibilidades de que el espermatozoide fecunde al ovocito; es decir, que la música mejora la Fecundación in Vitro. El cual fue presentado en el Congreso Europeo de Esterilidad, del 7 al 10 de julio de 2013 en Londres.

La Dra, comenta que la idea surgió gracias a sus pacientes y publico seguidor, despertó su curiosidad por la frase “vida embrionaria”.

Desde el inicio de la reproducción asistida se ha intentado que las condiciones de los embriones en el laboratorio sean similares a las que hay en las trompas y en el útero, tanto a nivel físico como que el desarrollo de medios de cultivo contenga los mismos nutrientes.

La Dra, hace referencia a un video que realizó mientras se encontraba en el laboratorio de fecundación in vitro, mientras intentaba poner en el lugar de los embriones… Pensó: ¿qué se oye en el útero?

Así fue como, en colaboración con una consultora en ingeniería de sonido, idearon un sistema capaz de emitir música en el interior de las incubadoras de embriones durante las 24 horas del día a 80 decibelios.

¿Qué han hecho? Analizaron 985 óvulos fecundados in vitro procedentes de 114 pacientes. Los óvulos de cada paciente se dividieron aleatoriamente en dos grupos que se cultivaron en dos incubadoras diferentes: una dotada con el sistema de altavoces y otra convencional.

Los resultados muestran que aquellos cultivados con música presentaron una tasa de fecundación estadísticamente superior, un 4,8% más.

Eligieron tres estilos musicales diferentes -pop, heavy y música clásica-, para medir posibles variaciones según el tipo de frecuencia, pero no detectaron diferencias significativas entre uno u otro.

Está claro que los embriones no tienen sentido del oído, no son capaces de oír nada, ¿a qué puede deberse entonces que la música mejore la tasa de fecundación?

En condiciones naturales, los ovocitos y embriones viajan por las trompas de Falopio hacia el útero en condiciones de continuos movimientos peristálticos que sirven para trasladarlos, pero también para rodearlos de los nutrientes que necesitan y para alejarlos de sus metabolitos de deshecho.

Estos movimientos celulares facilitan el intercambio de sustancias, pero en el laboratorio permanecen estáticos en los medios de cultivo y como consecuencia, los productos tóxicos que liberan -radicales libres o amonio- se almacenan en el propio medio de cultivo.

Llegaron a la hipótesis de que las micro vibraciones remueven los medios de cultivo en los que nada el ovocito, producen un reparto más homogéneo de los nutrientes que necesita y dispersan los productos tóxicos evitando que se acumulen.

El efecto de las vibraciones musicales sobre el crecimiento celular in vivo e in vitro se ha estudiado en varios campos pero es la primera vez que se investiga el efecto de la música sobre los ovocitos fecundados in vitro.

Desde el inicio de la FIV son continuos los avances que permiten mejorar el éxito de los tratamientos y quizá les parezca poco pero un aumento de la tasa de fecundación de casi un 5% es un gran logro.

Es impresionante como la tecnología avanza día a día y más impresionante es ver el estudio de colegas que tienen como referencia la vida.
Cita textual de la Dra. «Este trabajo me ha hecho pensar que formo parte de una gran orquesta y que nuestra música es la vida…»

Fuente: https://www.elblogdelafertilidad.com

Vaginitis.

Uno de los temas que más causa verguenza entre las mujeres es el de la vaginitis o infección en la vagina.

La vaginitis es una inflamación de la vagina que puede provocar flujo, picazón y dolor. Por lo general, la causa es un cambio en el equilibrio normal de las bacterias de la vagina o una infección. Los niveles reducidos de estrógeno después de la menopausia y algunos trastornos de la piel también pueden causar vaginitis.

Los tipos más comunes de vaginitis son:

  • Vaginosis bacteriana, que se produce como resultado de un cambio en las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina y un crecimiento excesivo de otros organismos.
  • Candidosis vaginal, por lo general causada por un hongo que se encuentra naturalmente en la vagina, llamado Candida albicans.
  • -Tricomoniasis, provocada por un parásito y comúnmente transmitida a través de las relaciones sexuales.

Los sintomas van a variar según el tipo de vaginitis que tengas, pero los más comunes son:

  • Cambios en el color, el olor o la cantidad de flujo vaginal.
  • Picazón o irritación vaginal.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Dolor al orinar.
  • Sangrado leve o manchado vaginales.

Si tienes flujo vaginal (muchas mujeres no tienen), las características del flujo podrían indicar el tipo de vaginitis que tienes. Por ejemplo:

  • Vaginosis bacteriana. Podrías tener un flujo de color blanco grisáceo y olor desagradable. El olor, comúnmente descrito como olor a pescado, podría ser más notorio después de tener relaciones sexuales.
  • Candidosis vaginal. El síntoma principal es la picazón, pero podrías tener un flujo espeso de color blanco, parecido al requesón.
  • Tricomoniasis. Una infección llamada tricomoniasis puede causar un flujo amarillo verdoso, a veces de aspecto espumoso. El tratamiento de la tricomoniasis suele ser un antibiótico de dosis única. Tanto usted como su pareja(s) deben ser tratados para prevenir el contagio de la infección a otros y para evitar que vuelva a infectarse.

¿Cuál es la causa de la vaginitis?
La vaginosis bacteriana es la infección vaginal más común en las mujeres entre 15 y 44 años. Muchas cosas pueden cambiar el equilibrio de estas bacterias, incluyendo:

  • Tomar antibióticos.
  • Duchas vaginales.
  • Usar un dispositivo intrauterino.
  • Tener relaciones sexuales sin protección con una nueva pareja.
  • Tener muchas parejas sexuales.

Las infecciones por cándida (candidiasis) ocurren cuando demasiada de esta levadura crece en la vagina. Su nombre científico es cándida. Es un hongo que vive en casi todas partes, incluso en su cuerpo. Usted puede tener demasiado crecimiento en la vagina debido a:

  • Antibióticos.
  • Embarazo.
  • Diabetes, especialmente si no está bien controlada.
  • Medicamentos corticoides.

La tricomoniasis también puede causar vaginitis. La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual común causada por un parásito.

También puede tener vaginitis si usted es alérgica o es sensible a ciertos productos. Ejemplos: aerosoles vaginales, duchas, espermicidas, jabones, detergentes o suavizantes de telas. Pueden causar ardor, picazón y secreción.

Los cambios hormonales también pueden causar irritación vaginal. Por ejemplo, cuando usted está embarazada o amamantando, o cuando usted está pasando por la menopausia.

A veces puede haber más de una causa de vaginitis.

Complicaciones
Las mujeres con tricomoniasis o vaginosis bacteriana tienen mayor riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual debido a la inflamación que provocan estas afecciones. En las embarazadas, la vaginosis bacteriana y la tricomoniasis sintomáticas están asociadas con partos prematuros y bebés con bajo peso al nacer.

Para ayudar a prevenir la vaginitis:

  • No se haga duchas vaginales ni use desodorantes íntimos.
  • Use un condón cuando tenga relaciones sexuales.
  • Evite ropa que mantenga el calor y la humedad.
  • Use ropa interior de algodón.
  • Evita las bañeras, los jacuzzi y las piscinas de hidromasajes.
  • Límpiate de adelante hacia atrás cuando vayas al baño. De esa manera, evitas transmitir bacterias de la materia fecal a la vagina.

La buena higiene personal puede ayudar a impedir que aparezcan ciertos tipos de vaginitis, si tienes algunos de estos sintomas no dudes en llamarnos y pedir tu cita, nuestros profesionales de la salud te brindan ayuda y soluciones cuando más lo necesitas.

Lo que debes saber sobre la FIV.

La fecundación in vitro es una serie de procedimientos complejos utilizados para mejorar la fertilidad o prevenir los problemas genéticos, y para ayudar en la concepción de un niño.

Durante la fecundación in vitro, se recolectan óvulos maduros de los ovarios y se los fecunda con espermatozoides en un laboratorio. Después, el óvulo o los óvulos fecundados (embrión o embriones) se implantan en un útero. Un ciclo completo de fecundación in vitro lleva alrededor de tres semanas. A veces, estos pasos se dividen en diferentes partes y el proceso puede tomar más tiempo.

La fecundación in vitro es la forma más efectiva de tecnología de reproducción asistida. El procedimiento se puede realizar utilizando tus propios óvulos y los espermatozoides de tu pareja. O también, la fecundación in vitro podría utilizar óvulos, espermatozoides o embriones de un donador desconocido o anónimo. En algunos casos, se podría utilizar una sustituta gestacional (una mujer a quien se le implanta un embrión en su útero).

Las posibilidades de tener un niño sano utilizando la fecundación in vitro dependen de varios factores, como tu edad y la causa de tu infertilidad. Por otra parte, la fecundación in vitro puede llevar mucho tiempo, es costosa e invasiva. Si se te implanta más de un embrión en el útero, la fecundación in vitro puede provocar un embarazo múltiple, con uno o más fetos.

Tu médico puede ayudarte a comprender cómo funciona la fecundación in vitro, los posibles riesgos y si este método para tratar la infertilidad es el adecuado para ti.

Lo que puedes esperar

  • Técnica de extracción de óvulos
  • Inyección intracitoplasmática de espermatozoides
  • Blastocisto

La fecundación in vitro implica varios pasos: la estimulación de los ovarios, la obtención de óvulos, la obtención de espermatozoides, la fecundación y la transferencia de embriones. Un ciclo de fecundación in vitro puede tomar alrededor de dos o tres semanas y es posible que se necesite más de un ciclo.

Inducción de la ovulación

Si estás usando tus propios óvulos durante la fecundación in vitro, al comienzo de un ciclo, comenzarás el tratamiento con hormonas sintéticas con el fin de estimular los ovarios para que produzcan varios óvulos, en lugar de uno solo, como sucede normalmente todos los meses. Se necesitan varios óvulos debido a que algunos no se fecundarán ni desarrollarán normalmente luego de la fertilización.

Es posible que necesites varios medicamentos diferentes, como:

  • Medicamentos para la estimulación ovárica. Con el fin de estimular los ovarios, es posible que recibas un medicamento inyectable con una hormona folículoestimulante, una hormona luteinizante o una combinación de ambas. Estos medicamentos estimulan el desarrollo de más de un óvulo a la vez.
  • Medicamentos para la maduración de los ovocitos. Cuando los folículos están listos para la obtención de los óvulos, generalmente después de ocho a 14 días, podrás tomar coriogonadotropina humana u otros medicamentos para ayudar a madurar los óvulos.
  • Medicamentos para prevenir la ovulación prematura. Estos medicamentos evitan que el cuerpo libere los óvulos en desarrollo demasiado pronto.
  • Medicamentos para preparar el revestimiento del útero. El día de la obtención de óvulos o en el momento de la transferencia de embriones, es posible que tu médico te recomiende que comiences a tomar suplementos de progesterona para que el revestimiento del útero sea más receptivo a la implantación.

Tu médico trabajará contigo para determinar qué medicamentos tomar y cuándo.

Generalmente, necesitarás de una a dos semanas para la estimulación ovárica antes de que los óvulos estén listos para el proceso de obtención. A fin de determinar el momento en que los óvulos están listos para la recolección, posiblemente el médico realizará lo siguiente:

  • Ecografía vaginal: un examen por imágenes de tus ovarios para controlar el desarrollo de los folículos (sacos ováricos llenos de líquido donde maduran los óvulos)
  • Análisis de sangre: para medir tu respuesta a los medicamentos de estimulación ovárica (los niveles de estrógeno habitualmente aumentan a medida que se desarrollan los folículos y los niveles de progesterona se mantienen bajos hasta después de la ovulación)

A veces, se deben cancelar los ciclos de fecundación in vitro antes de la obtención de óvulos por una de las siguientes razones:

  • Número inadecuado de folículos en desarrollo
  • Ovulación prematura
  • Demasiados folículos en desarrollo, que crean el riesgo de desarrollar el síndrome de hiperestimulación ovárica
  • Otras cuestiones médicas

Si se cancela tu ciclo, tu médico puede recomendarte cambiar los medicamentos o las dosis para promover una mejor respuesta durante los ciclos futuros de la fecundación in vitro. O es posible que te informen que necesitas una donante de óvulos.

Obtención de óvulos

La obtención de óvulos se puede realizar en el consultorio del médico o en una clínica 34 a 36 horas después de la última inyección y antes de la ovulación.

  • Durante la obtención de óvulos, estarás sedada y te darán analgésicos.
  • La aspiración por ecografía transvaginal es el método habitual de obtención. Se inserta una sonda ecográfica en la vagina para identificar folículos. Luego, se inserta una aguja fina en una guía ecográfica para pasar por la vagina y llegar a los folículos a fin de obtener los óvulos.
  • Si no se puede acceder a los ovarios a través de una ecografía transvaginal, se puede utilizar una ecografía abdominal para guiar la aguja.
  • Los óvulos se extraen de los folículos a través de una aguja conectada a un dispositivo de succión. Se pueden extraer varios óvulos durante aproximadamente 20 minutos.
  • Luego de una obtención de óvulos, es posible que tengas calambres, sensación de saciedad o presión.
  • Los óvulos maduros se colocan en un líquido nutritivo (medio de cultivo) y se incuban. A los óvulos que parecen sanos y maduros se los mezclará con esperma para intentar crear embriones. Sin embargo, no todos los óvulos se pueden fertilizar con éxito.

Obtención de espermatozoides

Si estás usando el espermatozoide de tu pareja, él proporcionará una muestra de semen obtenida mediante la masturbación, en el consultorio de tu médico o en una clínica, la mañana de la obtención de óvulos. En ocasiones, se requieren otros métodos, como la aspiración testicular, el uso de un procedimiento quirúrgico o con aguja para extraer espermatozoides directamente del testículo. También se puede recurrir a un donante de espermatozoides. El espermatozoide se separa del semen en el laboratorio.

Fertilización

La fertilización se puede intentar usando dos métodos comunes:

  • Inseminación convencional. Durante la inseminación convencional, los espermatozoides sanos y los óvulos maduros se mezclan y se incuban durante la noche.
  • Inyección intracitoplasmática de espermatozoides. En la inyección intracitoplasmática de espermatozoides, se inyecta un solo espermatozoide saludable directamente en cada óvulo maduro. Por lo general, la inyección intracitoplasmática de espermatozoides se utiliza cuando el problema es la cantidad o la calidad de los espermatozoides o si los intentos de fecundación durante los ciclos anteriores de fecundación in vitro fallaron.

En ciertas situaciones, tu médico puede recomendarte otros procedimientos antes de la transferencia de embriones.

  • Eclosión asistida. Unos cinco a seis días luego de la fertilización, un embrión «eclosiona» de su membrana envolvente (zona pelúcida), lo cual le permite implantarse en el revestimiento del útero. Si eres una mujer mayor, o si has tenido varios intentos fallidos de fecundación in vitro, es posible que tu médico te recomiende la eclosión asistida, una técnica en la que se realiza un orificio en la zona pelúcida justo antes de la transferencia para ayudar a que el embrión eclosione y se implante. La eclosión asistida también es útil para óvulos o embriones que han sido congelados previamente, ya que el proceso puede endurecer la zona pelúcida.
  • Análisis genético preimplantacional. Los embriones se dejan desarrollar en la incubadora hasta que alcanzan el estadio en el que se puede extraer una pequeña muestra para analizarla a fin de detectar enfermedades genéticas específicas o la cantidad correcta de cromosomas, por lo general, luego de cinco a seis días del desarrollo. Los embriones que no contienen genes o cromosomas afectados se pueden transferir al útero. Si bien el análisis preimplantacional genético puede reducir la posibilidad de que un padre transmita un problema genético, este no puede eliminar el riesgo. Es posible que aún se recomiende el análisis prenatal.

Transferencia de embriones

La transferencia de embriones se realiza en el consultorio del médico o en una clínica y, generalmente, se lleva a cabo de dos a cinco días después de la obtención de óvulos.

  • Es posible que te den un sedante suave. Por lo general, el procedimiento es indoloro, aunque puedes tener cólicos leves.
  • El médico insertará un tubo largo, delgado y flexible llamado catéter en la vagina, a través del cuello uterino y dentro del útero.
  • En el extremo del catéter, se conecta una jeringa que contiene uno o más embriones suspendidos en una pequeña cantidad de líquido.
  • Con la jeringa, el médico te coloca el embrión o los embriones en el útero.

Si se tiene éxito, un embrión se implantará en el revestimiento del útero aproximadamente de seis a diez días después de la obtención de óvulos.

Después del procedimiento

Después de la transferencia de embriones, puedes retomar tus actividades diarias habituales. De todos modos, es posible que los ovarios sigan agrandados. Trata de evitar actividades intensas que pueden provocar molestias.

Los efectos secundarios generalmente comprenden los siguientes:

  • Paso de una pequeña cantidad de líquido limpio o hemorrágico poco después del procedimiento debido al hisopado del cuello uterino antes de la transferencia de embriones
  • Sensibilidad en la mama debido a los altos niveles de estrógeno
  • Hinchazón leve
  • Cólicos leves
  • Estreñimiento

Si sientes un dolor moderado o intenso luego de la transferencia de embriones, comunícate con el médico. Él te examinará para ver si existen complicaciones, como una infección, la torsión de un ovario (torsión ovárica) y el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Resultados

Aproximadamente de 12 días a dos semanas después de la obtención de óvulos, el médico analizará una muestra de sangre para detectar si estás embarazada.

  • Si estás embarazada, el médico te remitirá a un obstetra o a otro especialista en embarazos para la atención prenatal.
  • Si no estás embarazada, dejarás de tomar progesterona y tendrás el período menstrual aproximadamente en una semana. Si no tienes el período menstrual o si tienes un sangrado inusual, comunícate con el médico. Si te interesa intentar con otro ciclo de fecundación in vitro, el médico te puede sugerir los pasos que debes seguir para mejorar tus posibilidades de quedar embarazada con la fecundación in vitro.

Las posibilidades de tener un bebé saludable luego de una fecundación in vitro dependen de varios factores, tales como:

  • Edad de la madre. Mientras más joven seas, más posibilidades tienes de quedar embarazada y tener un bebé saludable utilizando tus propios óvulos durante la fecundación in vitro. A las mujeres de 41 años o más se les recomienda considerar el uso de óvulos de una donante durante la fecundación in vitro para aumentar las posibilidades de tener éxito.
  • Estado del embrión. La transferencia de embriones que están más desarrollados está relacionada con índices de embarazo más altos, en comparación con la de embriones menos desarrollados (segundo o tercer día). Sin embargo, no todos los embriones sobreviven en el proceso de desarrollo. Habla con el médico u otro profesional de salud acerca de tu situación particular.
  • Antecedentes reproductivos. Las mujeres que ya han dado a luz anteriormente tienen más probabilidades de quedar embarazadas mediante fecundación in vitro que las mujeres que nunca han dado a luz. Los índices de éxito son menores para las mujeres que utilizaron varias veces la fecundación in vitro pero no quedaron embarazadas.
  • Causa de la infertilidad. Tener un suministro de óvulos normal aumenta tus posibilidades de quedar embarazada con una fecundación in vitro. Las mujeres que tienen endometriosis grave tienen menos posibilidades de quedar embarazadas con una fecundación in vitro que las mujeres que tienen una infertilidad sin causa aparente.
  • Factores relacionados con el estilo de vida. Por lo general, se obtienen menos óvulos durante la fecundación in vitro de las mujeres fumadoras, y dichas mujeres pueden sufrir abortos espontáneos con más frecuencia. Fumar puede disminuir un 50 % las posibilidades de una mujer de tener éxito con una fecundación in vitro. La obesidad puede disminuir tus posibilidades de quedar embarazada y tener un hijo. El consumo de alcohol, drogas recreativas, cafeína en exceso y determinados medicamentos puede ser perjudicial.

Ovodonación

En este artículo te explicaremos todo acerca de la ovodonación, un tratamiento de reproducción asistida muy utilizado en los ultimos tiempos. La ovodonación permite dar la oportunidad a mujeres que no pueden tener hijos de gestar un embrión por sí mismas, fruto de los óvulos de una donante y los espermatozoides de la pareja receptora, en caso de tenerla, teniendo la opción de recurrir al banco de semen de nuestra clínica en caso contrario.

La ovodonación es un tratamiento de Reproducción Asistida que ofrece la oportunidad de tener un hijo a pacientes que no pueden gestar un embrión por sí mismas.

En una ovodonación, se realiza una FIV (Fecundación in vitro) con la peculiaridad que los óvulos son de una donante y los espermatozoides son de la pareja receptora. También puede existir el caso, si se trata de mujeres que afrontan la maternidad en solitario, que el esperma también sea de donante. Así, la donación de óvulos hace posible el milagro de la vida en mujeres que de otra manera no podrían tener hijos.

¿En qué casos está indicado?

-Mujeres de edad avanzada. Mujeres con fallo ovárico por menopausia, fallo ovárico precoz o cirugía ovárica.

-Mujeres que no pueden utilizar sus propios ovocitos, por mala calidad o por enfermedades hereditarias que no pueden ser detectadas por técnicas de DGP; mujeres con fallos repetidos en Fecundación in Vitro.

-Mujeres con ovarios inaccesibles para la obtención de ovocitos. -Abortos de repetición.

-Alteraciones cromosómicas en la mujer o los embriones. Procedimiento Ovodonación La ovodonación es una Fecundación in Vitro más. La única diferencia es que se usa un óvulo donado por otra mujer en lugar del óvulo propio de la paciente. Aún así, la mujer receptora de los embriones debe recibir un tratamiento para preparar el endometrio previo a la transferencia embrionaria. Donante y receptora se preparan de manera paralela, aunque sin conocerse, en los casos en los que la ovodonación se realiza en fresco. Si se hace con transferencia de congelados, se adjudica la donante más adecuada a la receptora, y esta última decide cuándo iniciar el proceso.

Tratamiento farmacológico

Las mujeres receptoras tomarán una medicación que proporciona a su útero la capacidad de que implanten los embriones transferidos. Mientras están a la espera de que se produzca la donación, deben permanecer en contacto con su centro IVI para poder ser localizadas. En el momento en que haya donación adecuada para el caso en particular, se notificará a los pacientes, con suficiente antelación, para proceder a la fecundación de los ovocitos y posteriormente, a su transferencia al útero de la receptora. Preparación del semen El semen puede ser obtenido el mismo día de la donación de los ovocitos, después de un periodo de abstinencia sexual y se prepara en el laboratorio con el fin de eliminar ciertos componentes y seleccionar los espermatozoides más adecuados para fecundar los óvulos donados. También se puede criopreservar semen previamente a la donación, y el día que exista una donante compatible se procederá a utilizar la muestra previamente congelada. Cuando, por algún motivo, se use esperma de donante, el laboratorio de la clínica seleccionará el más adecuado según las características y la compatibilidad con la receptora.

Fecundación y Transfer Durante la fecundación, se procede a poner en contacto los espermatozoides y los ovocitos mediante la técnica de Fecundación In Vitro o de microinyección espermática. En esto, una ovodonación no difiere del resto de tratamientos de reproducción asistida. Una vez se produce la fecundación de los embriones, éstos permanecen en el laboratorio FIV hasta su transferencia. Una vez conseguida la fecundación se selecciona el número de embriones a introducir en el útero de la mujer.

El momento adecuado para dicha transferencia, así como el número de embriones a transferir será determinado por los facultativos según el historial de la pareja, el número y características de los embriones obtenidos y las circunstancias particulares del ciclo actual del tratamiento. Nos vemos en el próximo artículo con más información acerca de todos los tratamientos de reproducción asistida que tenemos en nuestra clínica.

Vitrificar óvulos

La vitrificación de ovocitos es un avance increíble si se hace bien. Me refiero a que debe hacerse en el momento adecuado, mientras los ovocitos sean de buena calidad y de la forma adecuada, es decir en un laboratorio muy bueno.

El objetivo es tener guardados unos óvulos que nos den la posibilidad de retrasar la maternidad sin tener que recurrir a ovocitos de donante. Es importante aclarar que es una posibilidad y no una seguridad, ya que entran en juego muchos más factores como la calidad del semen con que se fecunden, nuestra capacidad de implantación de los embriones, etc.

Por eso no sabemos exactamente el número de ovocitos que tenemos que conseguir. En general aconsejamos tener guardados unos 10-12 ovocitos, que es como tener los óvulos de un año vitrificados.

En una mujer sana de menos de 35 años, las posibilidades de embarazo mensuales con un semen normal son aproximadamente del 20% y en una mujer de 40 años, del 5%.

Por eso, lo ideal es vitrificar los óvulos entre los 30 y los 36 años porque no es lo mismo tener guardados tus 35 años que tus 40 años.

En cualquier caso, la edad ovárica no siempre se corresponde con la edad biológica; es muy frecuente que varíe unos tres años. Esto lo podemos saber estudiando la hormona antimulleriana en sangre y decidiendo según el resultado del análisis.

En la consulta, muchas mujeres que se interesan por la vitrificación lo hacen tarde y por ética, se lo desaconsejamos; no queremos que tengan una falsa tranquilidad.

La mayoría de los casos en los que vitrificamos ovocitos en nuestro centro corresponden a un perfil muy similar: chicas de 35 a 38 años, con un nivel socioeconómico y cultural alto, que quieren tener hijos pero no tienen pareja. Esperan formar una familia y quedarse embarazadas de forma natural, pero quieren tener ovocitos congelados por si su fertilidad empeora.

Un estudio que concluye que las mujeres son más productivas a lo largo de su carrera profesional si tienen hijos. Rinden más que las que no tienen hijos y despuntan respecto a los hombres.

¿Qué opinas tú?
Fuente: www.elblogdelafertilidad.com