¿En que consiste el estudio de la pareja infértil?

El estudio de una pareja infértil se debe efectuar luego de un año sin lograr un embarazo y debe ser simultáneo en ambos miembros de ella. Se debe lograr establecer la disponibilidad y adecuada funcionalidad de gametos femeninos, gametos masculinos y del tracto genital femenino.

Alcanzar un diagnóstico preciso de la causa de la esterilidad o infertilidad en una pareja es primordial para las posteriores técnicas de reproducción asistida. El estudio protocolizado de la pareja estéril es la base de un futuro éxitoso en los tratamientos. El primer paso es realizar una historia médica, social y psicológica de la mujer o de la pareja: antecedentes quirúrgicos, estilo de vida, hábitos sexuales, antecedentes obstétricos, antecedentes familiares… Normalmente se inicia el proceso con el hombre, que condiciona los resultados del estudio femenino. Una vez se excluye el factor masculino, se prosigue con el análisis femenino.

Pruebas para los hombres
La fertilidad masculina requiere que los testículos produzcan suficientes espermatozoides sanos, y que los espermatozoides se eyaculen efectivamente dentro de la vagina y viajen hacia el óvulo. Con los análisis de infertilidad masculina, se intenta determinar si alguno de estos procesos no funciona

Te pueden hacer un examen físico general, que incluye una evaluación de tus genitales. Los análisis específicos de fertilidad pueden incluir:

Análisis del semen.
El médico puede solicitar una o más muestras de semen. El semen generalmente se obtiene mediante la masturbación o la interrupción de las relaciones sexuales y eyaculación de semen en un recipiente limpio. Tu muestra de semen se analiza en un laboratorio. En algunos casos, se puede analizar la orina para detectar la presencia de espermatozoides.
Análisis de hormonas.
Es posible que te hagan un análisis de sangre para determinar el nivel de testosterona y otras hormonas masculinas.
Análisis genéticos.
Se pueden realizar análisis genéticos para determinar si hay algún defecto genético que cause la infertilidad.
Biopsia testicular.
En determinados casos, se puede realizar una biopsia testicular a fin de identificar anomalías que contribuyen a la infertilidad o de obtener espermatozoides para técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro.
Pruebas de diagnóstico por imágenes.
En ciertas situaciones, se pueden realizar estudios de diagnóstico por imágenes, como una resonancia magnética cerebral, una ecografía transrectal o del escroto, o un análisis del conducto deferente (vasografía).
Otros análisis especiales.
En casos excepcionales, se pueden realizar otros análisis para evaluar la calidad de los espermatozoides, como la evaluación de una muestra de semen para detectar anomalías en el ADN.

Pruebas para mujeres
La fertilidad de las mujeres depende de que los ovarios liberen óvulos sanos. El tracto reproductivo debe permitir que un óvulo pase a las trompas de Falopio y se una a los espermatozoides para la fertilización. El óvulo fertilizado debe viajar hasta el útero e implantarse en el revestimiento. Las pruebas de infertilidad femenina tratan de determinar si alguno de estos procesos está dañado.

Te pueden hacer un examen físico general, incluido un examen ginecológico normal. Estos son alguno de los exámenes específicos de fertilidad:

Análisis de ovulación. Un análisis de sangre mide los niveles hormonales para determinar si estás ovulando.

Histerosalpingografía.

La histerosalpingografía evalúa el estado de tu útero y de las trompas de Falopio y busca obstrucciones u otros problemas. Se inyecta un contraste de rayos X en el útero y se toma una radiografía para determinar si la cavidad es normal y para ver si el líquido se derrama fuera de las trompas de Falopio.

Análisis de reserva ovárica.

Esta prueba ayuda a determinar la cantidad de óvulos disponibles para la ovulación. Este enfoque a menudo comienza con pruebas hormonales en las primeras etapas del ciclo menstrual.
Otros análisis de hormonas.

Otros análisis de hormonas chequean los niveles de las hormonas de la ovulación, así como los niveles de las hormonas hipofisarias, que controlan el proceso reproductivo.
Pruebas de diagnóstico por imágenes.

La ecografía pélvica busca enfermedades en el útero o los ovarios. A veces, se utiliza un sonohisterograma, también llamado sonograma de infusión salina, para ver detalles dentro del útero que no se pueden ver en una ecografía común.
Según tu situación, rara vez los análisis pueden comprender:

Histeroscopia. Según los síntomas, el médico puede pedir una histeroscopia para chequear otras enfermedades uterinas. Durante el procedimiento, el médico inserta un dispositivo delgado con luz a través del cuello uterino en el útero para ver posibles anormalidades.

Laparoscopia. Esta cirugía mínimamente invasiva implica realizar una pequeña incisión en el ombligo e insertar un dispositivo de observación angosto para examinar las trompas de Falopio, los ovarios y el útero. Con una laparoscopia se puede identificar la endometriosis, las cicatrices, las obstrucciones o las irregularidades de las trompas de Falopio, como también problemas en los ovarios y el útero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.