Falla ovárica prematura

La falla ovárica prematura o insuficiencia ovárica primaria, es una pérdida de la función normal de los ovarios antes de los 40 años. Si tus ovarios fallan, no producen cantidades normales de la hormona estrógeno ni liberan óvulos de manera habitual. La infertilidad es un resultado frecuente.

En ciertos casos, los ovarios dejan de funcionar normalmente antes de los 40 años. A esta anomalía se le llama insuficiencia ovárica primaria o fallo ovárico prematuro. En los casos más extremos, este problema puede comenzar, incluso, en la adolescencia.

A veces se hace referencia a la falla ovárica prematura como «menopausia prematura», pero son dos trastornos diferentes. Las mujeres con falla ovárica prematura tienen períodos menstruales irregulares u ocasionales durante años y pueden, incluso, quedar embarazadas. Las mujeres con menopausia prematura dejan de tener el período menstrual y no pueden quedar embarazadas.

Síntomas
Los signos y síntomas de falla ovárica prematura son similares a aquellos que se experimentan durante la menopausia y son típicos de la deficiencia de estrógeno. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Períodos menstruales irregulares o salteados (amenorrea), que puede presentarse durante años o desarrollarse después de un embarazo o después de dejar de tomar píldoras anticonceptivas.
  • Dificultad para concebir.
  • Sofocos.
  • Sudoraciones nocturnas.
  • Sequedad vaginal.
  • Irritabilidad o dificultad para concentrarse.
  • Disminución del deseo sexual.

En algunas ocasiones, esta anomalía genera algunas complicaciones como esterilidad, osteoporosis, enfermedad cardíaca, depresión o ansiedad. En los casos más extremos, pueden producirse demencias. Para hacer el diagnóstico, se lleva a cabo una entrevista con el médico y se realiza una exploración pélvica.

Es muy usual que se ordenen exámenes tales como prueba de embarazo, prueba de la hormona estimulante del folículo (FSH), prueba de estradiol, prueba de prolactina, cariotipo y análisis del gen FMR1.

Causas
En el caso de mujeres con función ovárica normal, la glándula hipófisis libera determinadas hormonas durante el ciclo menstrual. Esto causa que una pequeña cantidad de folículos que contienen óvulos en los ovarios comiencen a madurar. Por lo general, todos los meses uno o dos folículos, pequeños sacos llenos de líquido, alcanzan la maduración.

Una vez que el folículo madura, se abre y libera un óvulo. El óvulo ingresa a la trompa de Falopio donde un espermatozoide puede fecundarlo, lo que tiene como consecuencia el embarazo.

La falla ovárica prematura tiene como resultado la pérdida de óvulos (ovocitos). Esto puede deberse a lo siguiente:

  • Defectos cromosómicos. Determinados trastornos genéticos se asocian con la falla ovárica prematura. Entre estos trastornos se encuentran el síndrome de Turner mosaico, en el que una mujer solo tiene un cromosoma X normal y un segundo cromosoma X alterado, y el síndrome del cromosoma X frágil, en el que los cromosomas X son frágiles y se rompen.
  • Toxinas. La quimioterapia y la radioterapia son las causas más frecuentes de la falla ovárica causada por toxinas. Estas terapias pueden dañar el material genético de las células. Otras toxinas, como el humo del cigarrillo, los químicos, pesticidas y virus pueden acelerar la falla ovárica.
  • Una respuesta del sistema inmunitario al tejido ovárico (enfermedad autoinmunitaria). En esta forma extraña, tu sistema inmunitario produce anticuerpos contra tu tejido ovárico, lo que daña los folículos que contienen óvulos y a los óvulos. No está claro cuál es el detonante de la respuesta inmunitaria, pero la exposición a un virus es una posibilidad.
  • Factores desconocidos. Es posible desarrollar falla ovárica prematura sin tener defectos cromosómicos conocidos, una enfermedad autoinmunitaria o haber estado expuesta a toxinas. Tu médico puede recomendarte otros análisis para encontrar la causa, pero en la mayoría de los casos la causa sigue siendo desconocida (idiopática).

Tratamientos
Por lo general, el tratamiento para la insuficiencia ovárica primaria se centra en corregir los efectos de la falta de estrógenos. Por eso, es habitual que la medida central sea una terapia con estrógenos. Normalmente, a la administración de estrógenos, se añade la progesterona, para proteger el útero.

Con esta terapia, es posible que nuevamente haya sangrado, pero no se puede recuperar la función ovárica. En las mujeres jóvenes, la medida suele ser muy positiva. En las mujeres mayores, hay evidencia de que puede dar origen a problemas cardiovasculares. El médico valorará la conveniencia de este tipo de terapia.

Otra medida habitual es recetar suplementos de calcio y vitamina D, principalmente para prevenir la osteoporosis. Una de las principales dificultades para las mujeres es la de enfrentarse tempranamente a la infertilidad. Según el caso, puede ser recomendable una fertilización in vitro.

Una mujer en estas circunstancias requiere apoyo y comprensión. Contar con la pareja es muy importante para el equilibrio emocional. Así mismo, una terapia psicológica podría ser conveniente para afrontar mejor el diagnóstico y las consecuencias que este implique.

2 comentarios
  1. Verónica
    Verónica Dice:

    A mi no me baja el periodo hace tres meses y tengo eso desde hase mucho tiempo, me baja cada tres meses o cuatro y asi .
    Que me recomienda por que no quedo embarazada y quiero tener hijo ya tengo 5 años con mi esposo y no me cuido con ningun anticoseptivo .

    Responder
    • clinica
      clinica Dice:

      Hola, Verónica espero te encuentres bien, te recomendamos que si te encuentras en Panamá, nos visites y si no te encuentras en la ciudad, ve a un especialista, es importante que chequeen tu caso. Saludos.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.