Las emociones ante la infertilidad

Como lo comentamos en el artículo anterior, una vez superado el duelo por pérdidas de embarazo y se haya decidido optar por la intervención médica con la medicina reproductiva, es importante que antes trabajen las emociones de ambos, debido a que si deciden traer vida a este mundo, es ideal que estén sanos no solo físicamente, sino también, emocional y mentalmente.

Yoga, Al Aire Libre, Mujer, Plantean, Joven, Personas

La mente es capaz de alterar el equilibrio de nuestro organismo, por ello el estrés o los bloqueos mentales pueden dificultar el embarazo.

Nuestros mejores consejos para liberar tu mente del estrés y de los famosos bloqueos emocionales, son los siguientes:

  • No te obsesiones con el hecho de quedar embarazada, deja que el procedimiento y los tratamientos fluyan de la mejor manera posible.
  • Piensa en positivo, mantén siempre una actitud positiva en cada tratamiento y examen. Libera tu mente del «no puedo» o «no va a funcionar», recuerda que el universo te escucha y replicará en ti eso en lo que tanto piensas.
  • Confía en tu médico tratante, la confianza entre doctor y paciente debe ser la mejor, debido a que sus manos y sus conocimientos en el mundo de la medicina reproductiva, son los que te darán las herramientas para cumplir ese deseo que tanto anhelas.
  • Realiza ejercicios de meditación, La respiración profunda y la meditación son técnicas efectivas de reducción de ansiedad y aumento del autocontrol.

Siguiendo estos consejos, estamos seguros de que tendrás un tratamiento de fertilidad completamente éxitoso y de la mano de nuestros expertos, todo saldrá mejor de lo que te imaginas.

¡Suerte, y no olvides que en este proceso no estás sola, nosotros estamos para ayudarte y brindarte una mano amiga!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.