Vitrificar óvulos

La vitrificación de ovocitos es un avance increíble si se hace bien. Me refiero a que debe hacerse en el momento adecuado, mientras los ovocitos sean de buena calidad y de la forma adecuada, es decir en un laboratorio muy bueno.

El objetivo es tener guardados unos óvulos que nos den la posibilidad de retrasar la maternidad sin tener que recurrir a ovocitos de donante. Es importante aclarar que es una posibilidad y no una seguridad, ya que entran en juego muchos más factores como la calidad del semen con que se fecunden, nuestra capacidad de implantación de los embriones, etc.

Por eso no sabemos exactamente el número de ovocitos que tenemos que conseguir. En general aconsejamos tener guardados unos 10-12 ovocitos, que es como tener los óvulos de un año vitrificados.

En una mujer sana de menos de 35 años, las posibilidades de embarazo mensuales con un semen normal son aproximadamente del 20% y en una mujer de 40 años, del 5%.

Por eso, lo ideal es vitrificar los óvulos entre los 30 y los 36 años porque no es lo mismo tener guardados tus 35 años que tus 40 años.

En cualquier caso, la edad ovárica no siempre se corresponde con la edad biológica; es muy frecuente que varíe unos tres años. Esto lo podemos saber estudiando la hormona antimulleriana en sangre y decidiendo según el resultado del análisis.

En la consulta, muchas mujeres que se interesan por la vitrificación lo hacen tarde y por ética, se lo desaconsejamos; no queremos que tengan una falsa tranquilidad.

La mayoría de los casos en los que vitrificamos ovocitos en nuestro centro corresponden a un perfil muy similar: chicas de 35 a 38 años, con un nivel socioeconómico y cultural alto, que quieren tener hijos pero no tienen pareja. Esperan formar una familia y quedarse embarazadas de forma natural, pero quieren tener ovocitos congelados por si su fertilidad empeora.

Un estudio que concluye que las mujeres son más productivas a lo largo de su carrera profesional si tienen hijos. Rinden más que las que no tienen hijos y despuntan respecto a los hombres.

¿Qué opinas tú?
Fuente: www.elblogdelafertilidad.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.